ALBERT ROCAS

«El balonmano me lo dio todo»

El presidente del COE, Alejandro Blanco, y el de la Federacón de Balonmano, Paco Blázquez, entregan una camiseta con los colores de España al exfranjivino Alberto Rocas. :: efe
/
El presidente del COE, Alejandro Blanco, y el de la Federacón de Balonmano, Paco Blázquez, entregan una camiseta con los colores de España al exfranjivino Alberto Rocas. :: efe

El exfranjivino Albert Rocas se despide oficialmente del deporte que le vio crecer en un emotivo acto en el COE

MARTÍN SCHMITT LOGROÑO.

Su sonrisa ha sido la seña e identidad no solo de los Hispanos; también de cada uno de los clubes a los que defendió: Granollers, Valladolid, San Antonio, Barcelona, Kolding y Ciudad de Logroño, equipo al que dedicó los últimos tres años de carrera profesional. Arropado por los miembros de la selección, entre los que estaban su amigo Ángel Fernández, así como de los distintos estamentos del balonmano español y su familia, Albert Rocas dio por acabada una larga trayectoria profesional por culpa de una maldita lesión de tobillo de la que nunca se recuperó en un acto celebrado en el Comité Olímpico Español.

El bicampeón del mundo (2005 y 2013), entre otros logros, comentó emocionado que tardará bastante tiempo en quitarse esa sensación del cuerpo. Desde que el extremo derecho hizo oficial su retirada de la actividad, Rocas no ha parado de repetir que su cabeza le dice «que podría jugar veinte años, pero mi cuerpo ha dicho basta». «No quería engañar a nadie. Nunca me he guiado por el dinero y siempre he intentado ser honesto con la gente con la que he trabajado y, sobre todo, conmigo mismo. Tenía una máxima desde que empecé que era que el día que no me viera jugando o no me divirtiera lo iba a dejar. Y ha sido un poco antes de hora porque el cuerpo ha dicho que hasta aquí».

Sin reproches

Se va con la conciencia tranquila de los deberes bien hechos (su palmarés es testigo de ello) y sin nada que reprocharse. «Y ahora, a comenzar una nueva vida como coordinador deportivo -de un colegio de Las Tablas, Madrid- y afrontar el reto con mucha ilusión. Continuaré vinculado al balonmano comentando los partidos en Movistar y en Teledeporte», apuntó el gerundense.

De su etapa en Logroño, el catalán se lleva «muchos amigos». «He disfrutado mucho en el Palacio. Es cierto que he tenido momentos muy difíciles pero cuando ves que la afición está contigo en esos momentos nunca lo olvidaré. Ya lo dije en su momento. De bien nacidos es ser agradecidos», indicó el extremo derecho. «Y el cariño y la fuerza que recibí en Logroño por parte de todos (el club, Jota González, compañeros, afición) cuando pasé las tres operaciones, cuando viví momentos muy duros, me hizo crecer como persona y es algo que me llevo para toda la vida», añadió Rocas.

Pero no solo de las adversidades se lleva el de Palafrugell un buen recuerdo de La Rioja. «Cuando tuve la oportunidad de estar bien físicamente, disfruté muchísimo, jugando en el Palacio. Es un sitio mágico y que destila balonmano por los cuatro costados».

El balonmano se lo dio todo a Albert Rocas: sus amigos, su mujer -la periodista de TVE Estefanía Rey, a quien conoció en una entrevista-, «absolutamente todo». «Empecé a jugar con 6 años. Allí conocí a mi grupo de amigos. El balonmano me ha permitido conocer a mi mujer, crear una familia con ella, me ha permitido tener una seguridad y estabilidad económica. Y me ha abierto muchas de las puertas de ahora. Es decir, nunca estaré desligado al balonmano», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos