LIGA ASOBAL

Las bajas lastran al BM Logroño

Pablo Paredes, que ayer jugó casi todo el partido, lanza entre dos jugadores navarros. /JESÚS M. GARZÓN/D.N.
Pablo Paredes, que ayer jugó casi todo el partido, lanza entre dos jugadores navarros. / JESÚS M. GARZÓN/D.N.

Sin Castro, Del Arco, Ángel Fernández y Garabaya, los franjivino caen en Estella ante un Anaitasuna más ordenado

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Un Ciudad de Logroño en cuadro perdió ayer en Estella en su primer amistoso de la pretemporada invernal. Los franjivino, que no pudieron contar con Juan Castro, Juan del Arco, Ángel Fernández y Rubén Garabaya, cayeron por 30-27 frente a un Anaitasuna más ordenado y que cuajó una mejor primera parte que los riojanos.

30 ANAITASUNA

Sergey, Nordlander (1), Gastón (3), Bazán (2), Martínez, Etxeberria (3), Mota (1), Chocarro (5), Barricart, Goñi (1), Mikel (3), Balenciaga (3), Ugarte (3), Oswaldo (4), Elustondo (1) y Nantes.

27 LOGROÑO

Gurutz, Krupa, Migallón (4), Javi Muñoz (2), Chiuffa (6), Kusan (8), Montoro (1), Imanol (3), Kukic (2), Ernesto López, Edu Cadarso y Paredes (1)

Parciales
1-1, 4-2, 6-4, 8-6, 13-7 y 14-9 (descanso); 16-12, 19-15, 21-17, 23-21, 26-25 y 30-27 (final).
Exclusiones
Gastón y Cristian Martínez, por el Anaitasuna, e Imanol por el Ciudad de Logroño.

Pese a las bajas y al bajo rendimiento del cuadro logroñés, los de Jota González, que probaron una multitud de cosas durante los sesenta minutos, llegaron a empatar las cosas a falta de siete minutos (23-23), pero acabaron sucumbiendo ante un Helvetia que se centró en defensa, robó algunos balones y marcó sin portero.

Porque una de los aspectos tácticos que utilizó el cuadro franjivino durante su ensayo en Estella fue el de atacar con siete jugadores, retirando al portero y colocando a Ángel Montoro, en el doble pivote junto a Kule Kusan, autor de ocho goles. Esto permitió que el equipo riojano redujera una diferencia de cuatro tantos con los navarros para empatar las cosas a siete minutos del final. Sin embargo, esta estrategia supuso arriesgar demasiado y en cuanto el Anaitasuna calibró su retaguardia, robó algunos balones y mató el partido. Incluso, el portero Simón Karl Henrik Nordlander marcó un tanto desde su propia área.

Kule Kusan, autor de ocho tantos, fue el máximo goleador del BM Logroño en el pabellón de Estella

Ante la ausencia de Juan del Arco y Rubén Garabaya, los de Jota González defendieron prácticamente todo el encuentro en 5-1, con Miguel Sánchez-Migallón en el avanzado. En el tramo final, en el que el equipo franjivino buscó igualar, la defensa volvió a su tradicional 6-0.

Lo advirtió Jota González en la previa. El partido, y sobre todo su resultado, no iban a ser vinculantes. Es decir, la idea del choque contra el Anaitasuna, uno de los equipos más regulares de la competición, era la de ensayar distintos aspectos, utilizar a jugadores con pocos minutos y empezar a tener contacto con el balón. Así las cosas, Edu Cadarso disfrutó de minutos, Pablo Paredes disputó prácticamente todo el encuentro y debutó el joven Ernesto López, jugador del Calasancio y una de las promesas del balonmano riojano. El extremo, que también puede jugar de lateral izquierdo o de central y que ha estado entrenando estas dos semanas con el equipo franjivino, jugó casi veinte minutos.

Tras esta derrota, el Ciudad de Logroño descansará hoy y regresará al trabajo mañana. La idea de Jota González es que esta semana continúe la puesta a punto del equipo después del parón navideño justo antes de disputar el segundo amistoso del invierno: el próximo sábado ante el Bidasoa Irún, en la localidad de Elgoibar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos