La Rioja
Pablo Paredes, ayer, en el Palacio de Deportes. :: Justo Rodríguez
Pablo Paredes, ayer, en el Palacio de Deportes. :: Justo Rodríguez

FICHAJE

«Logroño es un buen equipo para progresar y dar el paso hacia adelante»

  • Pablo Paredes Lateral izquierdo del Ciudad de Logroño

Pablo Paredes empezó a jugar al balonmano con 10 años en Urdaneta. Su altura (2,06) y sus cualidades técnicas le hicieron destacar rápidamente para ser llamado en varias categorías a la selección del País Vasco. Fichó por el Barakaldo donde jugó, con 18 años edad, en la División de Honor Plata, incluso, luchando por el ascenso. Esto no pasó desapercibido para Alberto Suárez, que le llevó a jugar a Gijón, donde se bregó como buen defensor y pese a descender, el equipo se metió en la Final Four de la Copa del Rey. Fichó entonces por el Balonmano Sinfín, equipo en el que ha jugado las últimas dos campañas, puliendo su aspecto más ofensivo.

Llega a Logroño después de haber jugado en las categorías Promesas, Juvenil y Júnior con la selección española junto a Miguel Sánchez-Migallón. «Era un jugador que veníamos siguiendo desde hace tiempo», reconoció Ángel Rituerto. «Esperamos mucho de él. Ha fichado por un año pero pensamos, creemos y queremos que pueda estar aquí mucho tiempo».

Paredes afronta su cuarta temporada en Asobal. Las anteriores, con dos descensos, le han dejado un sabor amargo. Ahora, este joven vizcaíno tiene claro el paso que ha dado: «Era el momento de dar un paso hacia adelante, buscar nuevos objetivos y metas, y creo que Logroño es muy buen equipo para progresar, para mejorar con un gran entrenador, una buena estructura aunque se haya marchado Naturhouse. Porque confío plenamente en la disposición del presidente y de todo el club», apuntó Paredes.

En su primer contacto con Jota González, el entrenador le trasladó la idea de que ataque y defienda. «Soy un lateral que puede defender en el centro. Debo trabajar y ganarme los minutos en los entrenamientos», indicó el jugador, que llevará el dorsal 25.

Este joven, que acaba de finalizar su carrera de Ingeniería Industrial en San Mamés, coincidió en la selección Júnior con Miguel Sánchez-Migallón. «Me ha dicho que está muy contento aquí, con la gente y el entrenador. Me ha dicho que Logroño es una ciudad tranquila y que uno se encuentra muy a gusto. Además, estoy cerca de casa», destacó.

Para él, jugar en Europa es un sueño que tiene desde que era un niño. «Está bien jugar a nivel nacional pero conocer otros países y otras culturas siempre es enriquecedor. A nivel deportivo es un plus que te permite conocer cómo está el balonmano en otros sitios y que te ayuda a mejorar a nivel personal y colectivo».

Con respecto a sus objetivos, en lo personal manifestó su idea de dar un paso hacia adelante. «Espero que sea un año de confirmación y que pueda demostrar mi potencial acorde a este equipo porque no es lo mismo jugar y mostrar cualidades en un equipo de la zona baja a hacerlo en un club que está en Europa». En lo colectivo, Paredes opinó que «quizás la gente sea alarmista» por la falta de patrocinador, pero espera que el equipo esté peleando por la zona alta de la tabla. «Veo a un buen equipo, aunque aún falte algún jugador por venir», indicó.

Paredes llega del Balonmano Sinfín, conjunto que descendió de categoría. Una experiencia que no es agradable pero de la que el jugador puede extraer cosas positivas. «Cuando estás abajo la presión es muy grande. Son experiencias que fortalecen que pueden servir para el futuro».

De los equipos de Asobal que están formando su plantilla, Paredes destacó, además del Barça, que el Ademar, el Anaitasuna, el Granollers, el Guadalajara y el Atlético Valladolid podrían pelear por la zona alta de la clasificación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate