La Rioja

El Naturhouse pelea por el primer título de su historia

La plantilla del Naturhouse
celebra la clasificación
para la final de la
Copa del Rey. :: m.s.
La plantilla del Naturhouse celebra la clasificación para la final de la Copa del Rey. :: m.s.
  • En su mejor partido del año, los franjivino derrotaron sin contemplaciones al Anaitasuna

Por la puerta grande. El CB Ciudad de Logroño es finalista de la Copa del Rey después de aplastar a un endeble Anaitasuna, que se vio abrumado por el juego de los franjivino, que se meten en dos finales. Porque además de la que disputará hoy frente al Barcelona, que ayer hizo sus deberes y casi sin exigirse derrotó al Granollers, los de Jota González jugarán también la Supercopa de España, que siempre es el preludio de la Liga Asobal.

Pero no es solo el titular que explica que el Naturhouse es finalista. También hay que analizar de dónde venía antes de enfrentarse al Anaitasuna, y cómo se deshizo de un rival que la noche anterior había aplastado al Ademar. Porque el primer tiempo del Naturhouse fue para encuadrar. Con una intensidad inusitada después de lo visto en los últimos encuentros, los franjivino saltaron a la pista del Palacio de los Deportes de León a comerse a su adversario, un Helvetia Anaitasuna que no tuvo capacidad de reacción en esa primera parte.

A base de defensas muy serias y con un Richard Kappelin rezumando seguridad por todos sus poros, el CB Ciudad de Logroño cogió el toro por los cuernos desde los vestuarios. Con una eficacia inapelable, los de Jota González jugaron quizá los mejores minutos de esta temporada que hasta ayer se había hecho eterna. Rápidamente y sin pestañear, marcaron un parcial de 5-1 que obligó a Juanto Apezetxea a solicitar su primer tiempo muerto. Pero pocas cosas cambiaron. El Naturhouse continuó dándole ritmo y una velocidad vertiginosa al partido que anuló por completo a un bloque navarro que fue una triste sombra de aquel que derrotó antes de ayer al dueño de casa.

Gracias a varios robos de balón, y a las paradas del portero sueco, el Naturhouse marcó más distancias desde los contraataques de Javi Muñoz, que cada día cuenta con más seguridad y que muestra la calidad que atesora y que le hizo merecer ser el segundo máximo goleador de la Liga antes de recalar en Logroño.

Pero sobre todas las cosas, el conjunto de Jota González tuvo equilibrio, supo siempre cuándo jugársela al contragolpe o esperar y armar juego con un Víctor Vigo que está en un gran momento. De esta forma, el marcador continuó ampliándose y Jota González pudo empezar a rotar a sus jugadores. Dio minutos en esa primera parte a Lazar Kukic, que lo único que le falta es precisamente eso: jugar más. Nada cambió con los relevos y el Anaitasuna solo veía portería a través de los siete metros (es lo que tiene jugar con intensidad en la retaguardia). Pero allí apareció Gurutz Aginagalde también, para detenerle un penalti a Mota y hundir un poco más a un Anaitasuna que había agotado su segundo tiempo muerto en el minuto 13.

Así las cosas, el Naturhouse se fue a los vestuarios con los deberes hechos y con el partido muy encarrilado. Casi sentenciado con un 19-8 en el marcador. Pero esto es deporte y cualquier cosa puede pasar.

Aún así, los franjivino no dieron lugar a dudas. Las despejaron los de Jota González inmediatamente con el mismo esquema: defensa, portería y réplicas, para ahondar más en la herida de un Anaitasuna que no se recuperó del severo castigo recibido en la primera etapa.

Ya con las cosas sentenciadas, rápidamente el entrenador pucelano dio entrada a todos sus efectivos. Así, desfilaron en ataque Kukic, Carlos Molina, los tres laterales zurdos (algunos como Imanol Garciandia o Luisfe Jiménez dieron descanso a un efectivo Javi Muñoz en el extremo), Peciña e incluso Gurutz, que relevó a un Kappelin inspiradísimo.

Los navarros lo intentaron pero continuó la misma dinámica en pista. Erik Balenciaga buscó por todos lados los huecos de una retaguardia unida y casi sin fisuras. La entrada de Jokin Jiménez en el lateral derecho le dio más vida a los pamploneses, pero el Naturhouse continuó a lo suyo, machacando en cada ataque. Los quince minutos finales quedaron un poco descafeinados. Ambos conjuntos redujeron intensidad y las diferencias se mantuvieron hasta el final.

Así, el equipo franjivino jugará hoy su tercera final y, quién sabe, en el día de su patrón, San Bernabé, puede hacer saltar la banca y celebrar el primer título de la historia. Delante se plantará todo un Barcelona que ha demostrado que ha venido a León a ganar un nuevo trofeo para su infinita vitrina. Sin embargo, no va a ser por ilusión. El Naturhouse saldrá a ganar y si juega como hoy, podría ser el día más feliz de su existencia.

Semifinal de la Copa del Rey (10-06-2017)

Partido disputado en el Palacio de los Deportes de León ante unos 2.000 espectadores.

Árbitros: Raluy y Sabroso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate