La Rioja

Choque de necesidades

Vuelo de Langaro en el último partido disputado en casa por el Naturhouse ante Anaitasuna.
Vuelo de Langaro en el último partido disputado en casa por el Naturhouse ante Anaitasuna. / Díaz Uriel
  • Un Naturhouse obligado a certificar su cambio de dinámica se mide a un Cangas en descenso

Cangas de Morrazo. El triunfo del pasado sábado ante el Helvetia Anaitasuna tranquilizó a la familia franjivina. La victoria ante el equipo pamplonés actuó de bálsamo después de un mes sumamente negativo para el CB Ciudad de Logroño, que empató en pistas como la de Cuenca y Benidorm, y que cayó ante su gente frente al Puente Genil, y contra un Atlético Valladolid de campaña irregular. Pero de nada servirá si esta tarde no lo refrenda en la pista del Frigoríficos del Morrazo pontevedrés, un equipo que está en puestos de descenso y que necesita ganar o ganar. Una prueba de fuego para los riojanos que, además, jugarán en un pabellón muy caliente como O Gatañal.

Diluido el sueño por luchar por la segunda plaza (aunque en deporte cualquier cosa puede pasar, y máxime en las últimas jornadas de la Liga), el Naturhouse está obligado a aferrarse a la tercera posición que garantiza el billete para disputar, la temporada que viene, la Copa EHF, una competición con menos glamour que la Champions League pero que tiene muy buen nivel, sobre todo en los equipos alemanes y franceses que la disputan. El bloque franjivino no puede caer en relajaciones ni distracciones ante un adversario como el gallego, un equipo capaz de lo mejor y de lo peor en esta temporada. Porque cuando ya se le daba por muerto, los de Pillo García renacieron hace una semana, venciendo con cierta claridad al anterior verdugo del Naturhouse: un Atlético Valladolid que nada pudo hacer para evitar la derrota en O Gatañal.

Después de la victoria ante el Anaitasuna, el único español que se mantiene con vida en la Copa EHF, el CB Ciudad de Logroño renovó sus votos. Jota González viajó ayer con los dieciséis jugadores que componen la plantilla salvo Pablo Cacheda, que se recupera de su lesión de rodilla.

El preparador técnico pucelano considera que el triunfo ante el Anaitasuna ha dotado de tranquilidad a su equipo de cara al final de la Liga. «Nunca sabes, pero por lo menos tenemos la tranquilidad de haber ganado el partido anterior, que es una situación diferente. Pero eso hay que saberlo gestionar y espero que sea un factor positivo», apuntó el míster.

Un equipo al 200 por ciento

Jota González recordó que los últimos partidos del Cangas en su casa los ha ganado «por su necesidad» y porque «están yendo a un 200 por ciento» de sus posibilidades. «Si miramos el grupo de la UD Logroñés pasa lo mismo: los de abajo ganan y los de arriba pierden. Ocurre en los momentos críticos. Aquí pasa igual y el Cangas está tremendamente fuerte en su casa».

Jota González recordó también que el pabellón O Gatañal es una pista «complicada», en la que el público no para de animar, que está muy cerca de los banquillos, y que se muestra muy ruidoso. «Pero mucho va a depender de cómo empecemos el partido», aclaró.

A su juicio, el CB Ciudad de Logroño debe salir a la pista fuerte. «Hay que empezar haciendo una defensa buena, como hemos hecho otras veces en Cangas. Si eso nos funciona, tendremos opciones. Si no estamos centrados, ellos nos pasarán factura porque están en un buen momento», añadió el entrenador vallisoletano.

Con respecto a los detalles más tácticos, Jota González indicó que el Frigoríficos del Morrazo ha cambiado su forma de juego de la primera vuelta. La táctica se había volcado en las situaciones de lanzamiento exterior con sus fichajes Nikola Milosevic y Nikola Potic. Ahora, dado que ese sistema no les brindó los resultados esperados, Pillo García ha vuelto a la esencia del Cangas. «Ahora también utilizan el lanzamiento pero también el juego con el pivote y las situaciones de punto de apoyo. Han vuelto a sus orígenes de más continuidad y de ir más hacia adentro», destacó Jota González.

Para este encuentro, la clave será el nivel de defensa y portería del equipo franjivino. «Pero también es fundamental no perder balones», indicó el técnico. «Muchas veces, cuando terminas un partido haces cuentas y ves que has lanzado menos veces que tu rival a portería», sintetizó el entrenador franjivino.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate