La Rioja

GOLF

Final reñido en el Masters de Augusta

Sergio García y Justin Rose observan cómo rueda la bola del español. :: reuters
Sergio García y Justin Rose observan cómo rueda la bola del español. :: reuters
  • Sergio García y Justin Rose llegaban a los tres últimos hoyos empatados en cabeza

logroño. Las opciones de Sergio García de ganar el Masters de Augusta se mantenían intactas al cierre de esta edición. El golfista castellonense comenzó la última jornada de la 81 edición del Masters de Augusta empatado en cabeza con el inglés Justin Rose, seis golpes bajo el par del campo.

El inicio de vuelta fue esperanzador, muy esperanzador. García empezó muy enchufado y fue capaz de ponerse rápidamente con -8 en el acumulado gracias a dos birdies en los hoyos 1 y 3. Inicio perfecto.

Además, su rival en la lucha por la chaqueta verde, Rose, comenzaba con un bogey en el hoyo 5. Pintaba bien la cosa para el español.

Pero en golf nada es lo que parece, y en Augusta, en la última jornada, menos. Justin Rose se enganchó al torneo con tres birdies consecutivos en los hoyos 6, 7 y 8. De nuevo empate en cabeza, en esta ocasión con -8.

Siempre se ha dicho que el Masters de Augusta se gana en los últimos nueve hoyos de la última vuelta. Y fue justo cuando Sergio García se cortocircuitó.

El castellonense falló con el drive, uno de sus palos más seguros de toda la bolsa. Eso le penalizó en los hoyos 10 y 11, en los que el español firmó sendos bogeys. Se ponía con -6 en el acumulado.

Mientras, Rose acababa los mismos hoyos con pares. El inglés seguía con dos golpes de ventaja.

Milagroso par en el 13

En el hoyo 13, par 5, García se fue a un obstáculo y se vio obligado a droparse. Sin embargo, con todo en contra, el español sacó su magia para firmar un milagroso cinco. Y fue más milagroso aún cuando Rose, con un corto put para ponerse a tres golpes de diferencia y también firmó el par.

En el hoyo 14, Sergio García se metió en el partido de nuevo gracias a un gran birdie que metió mucha presión a Rose, que no perdió los nervios y embocó su put para par. Ambos salieron del hoyo 14 con un golpe de diferencia: García con -7 y Rose con -8.

De nuevo la magia del español apareció para firmar un eagle en el par 5 del hoyo 15. Se colocó García con -9 y Rose 'sólo' pudo hacer birdie. Salieron los dos empatados con -9 dispuestos ambos a vestir la chaqueta verde.

El otro español, Jon Rahm finalizó su primera participación en el Masters de Augusta con una vuelta muy accidentada en la que el golfista vasco demostró su calidad y también sufrió el rigor del exquisito campo.

El jugador de Barrika, que ha revolucionado el golf profesional desde su irrupción hace unos meses, comenzó la jornada al par del campo en el acumulado. Rahm realizó seis pares en los primeros hoyos. Comenzó entonces una montaña rusa de sensaciones.

Bogey en el hoyo 7, birdie en el 9, nuevo bogey en el 10. Llegó entonces el golpe del día, en el hoyo 13, un par 5 en el que Jon Rahm embocó desde el ante green para firmar su primer eagle en Augusta.

Y continuó la montaña rusa de sensaciones. Bogey en el hoyo 14, birdie en el hoyo 15 y otro bogey más en el hoyo 16.

Y una vuelta así no podía terminar con un par. Para desgracia del golfista español, que pretendía acabar la última jornada entre los diez primeros de la clasificación, en el hoyo 18 Rahm sufrió un severo castigo y realizó un triple bogey que terminó de emborronar su última tarjeta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate