La Rioja

El Naturhouse busca la hazaña en Nantes

Concentración de la plantilla franjivino ayer en Nantes, en el que puede ser su último choque de Champions.
Concentración de la plantilla franjivino ayer en Nantes, en el que puede ser su último choque de Champions. / Martín Schmitt
  • Los franjivino deben remontar en Nantes el 25-31 sufrido ante los franceses el domingo en Logroño

Los seres humanos tienden a valorar las cosas cuando ya no las tienen. Mucho se ha dicho y escrito sobre la participación del CB Ciudad de Logroño en la mejor competición de clubes del mundo, la Champions League. Un club que nació hace poco más de una década y que se llegó a codear con los mejores equipos del mundo; incluso fue tan irreverente que tuvo la osadía de vencerles, como a aquel Paris Saint Germain que claudicó en el Palacio de los Deportes aquella tarde de febrero del 2015. O cuando estuvo a punto de empatar con el Kiel alemán en el Sparkassen Arena en octubre del 2014; o cuando empató con el Flensburg en el Palacio unos meses antes de que el cuadro germano consiguiera la copa europea.

Pese a todos esos logros para un club que contaba con muchísimos millones menos que sus contendientes, el Naturhouse siempre esperó en vano a que más riojanos respondieran a ese hermoso envite o que algún otro patrocinador importante se sumase al proyecto. Hoy, con un futuro muy incierto en lo que corresponde al patrocinio y con una plaza menos para la Champions del año que viene, salvo un milagro, el Naturhouse podría afrontar su último compromiso en la élite europea de los próximos años.

El equipo franjivino está llamado a remontar de forma heroica un 25-31 en contra frente a un Nantes muy físico, rapidísimo y letal. Y en su pista. Una empresa sumamente difícil. Pero el balonmano es un deporte que a veces resulta caprichoso. Se pueden alinear los planetas y el cuadro riojano cuajar su mejor encuentro, nadie sabe. Pero este deporte también influye la táctica. Y en ese aspecto brilla el conjunto franjivino, que necesita a su defensa y a su portería esta noche en la Salle Sportive de la Trocardiere.

Para sacar algo positivo de Nantes, el conjunto riojano debe jugar un encuentro casi perfecto, minimizando los errores e impidiéndoles correr con rápidos repliegues. «Cuando salimos fuera de casa para un encuentro como el de Nantes debemos hacer un partido completo y perfecto. Lo que está claro que es que, independientemente de todo, hay que mejorar un factor clave que fue el que marcó las diferencias en Logroño, y es evitar que te hagan goles al contraataque», opinó el entrenador franjivino, Jota González. «Entonces, el balance defensivo y acertar bien en ataque es fundamental», añadió el míster.

El CB Ciudad de Logroño llegó a Nantes con la baja de último momento del lateral derecho Ángel Montoro por un problema cervical, que se une a las ya conocidas de Miguel Sánchez-Migallón, recuperándose de una rotura fibrilar en el isquiotibial, y de Pablo Cacheda, operado de la rodilla.

El bloque franjivino, que el miércoles pasado venció al Fertiberia Puerto Sagunto (30-20), sólo ha podido trabajar dos entrenamientos para este partido, el del jueves y el de ayer, en la Salle Sportive de la Trocardiere. Más tiempo ha tenido el conjunto galo, que no jugó entre semana. «El balance defensivo sólo lo hemos podido trabajar de palabra porque no ha habido tiempo para nada. El trabajo del balance defensivo es muy físico y no lo hemos podido hacer», añadió.

El preparador vallisoletano advirtió acerca de la entidad del adversario del Naturhouse esta noche. «Fundamentalmente se trata de un equipo que físicamente es una pasada, con jugadores muy duros y muy fuertes en las acciones individuales», destacó.

Tal y como demostraron en el Palacio de los Deportes el domingo pasado, los de Thierry Anti y Alberto Entrerríos no tienen una plantilla demasiado amplia. De hecho, con diez jugadores les basta para imprimir el derroche físico con el que acostumbran matar a su presa.

Se trata, eso sí, de unos auténticos jugadorazos. Por ejemplo, en el extremo izquierdo, el internacional alemán Dominik Klein, que representa la velocidad absoluta en el contraataque, calidad en la circulación y en el lanzamiento. En la primera línea, el plástico Olivier Nyokas ocupa la parcela del lateral izquierdo. «Representa la máxima expresión de la finta, al estilo Narcisse. Tiene explosividad y gran lanzamiento», apuntó Jota González. El central Nicolas Claire es un gran director de juego que tiene lanzamiento de recurso. El zurdo Eduardo Gurbindo representa la inteligencia táctica en el juego mientras que David Balaguer es el jugador más veloz en las réplicas. El pivote Nicolas Tournat es muy fuerte cogiendo la posición en los seis metros y en las situaciones de dos contra dos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate