La Rioja

El vuelo del Ángel

Ángel Fernández observa a David Bruixola antes de marcar el gol 500 en competición doméstica. :: Juan Marín
Ángel Fernández observa a David Bruixola antes de marcar el gol 500 en competición doméstica. :: Juan Marín
  • El cántabro, que es el máximo artillero del club, alcanza los 500 goles en la Asobal con el Naturhouse

  • El extremo izquierdo, que ha marcado 895 tantos en todas las competiciones, tiene una media goleadora de 4,6 dianas por encuentro

Logroño. Ángel Fernández desembarcó en Logroño hace tan solo cuatro años. Pero parece que fuera una vida. Debutó en Liga Asobal con 24 años de edad y en estas tres campañas y media se ha convertido en el máximo artillero del Ciudad de Logroño, con 895 goles en 194 encuentros (amistosos, Asobal, Copas, Champions), lo que supone 4,6 tantos por partido.

El miércoles pasado, después de superar una rotura fibrilar en un lugar muy incómodo como es un músculo entre las costillas, anotó nueve tantos en la victoria del Naturhouse sobre el Fertiberia Puerto Sagunto, cumpliendo otro hito: el extremo izquierdo cántabro ha marcado nada menos que 500 goles en la Liga Asobal. Fernández ya era el máximo artillero en la competición doméstica al superar, durante esta temporada a su amigo y excompañero, ahora en el Pick Szeged húngaro, Pedro Rodríguez, que se marchó de Logroño con 423 tantos en 135 encuentros domésticos.

La lista de los máximos artilleros de la historia del club también sitúa al vigués en la segunda posición con 715 dianas en 227 encuentros, lo que supone 3,15 goles por encuentro. Le siguen como máximos goleadores el primera línea Sasha Tioumentsev -jugador del Meshkov Brest- con 631 tantos en 186 partidos (3,39 por choque); el pivote Ángel Romero (que dejó la práctica del balonmano profesional), con 616 tantos en 272 encuentros -también se contabilizan los de la División de Honor B-, y el central Víctor Vigo, que lleva anotados con la camiseta del Naturhouse 562 goles en 239 duelos, lo que supone una media de 2,3.

Para Ángel Fernández, alcanzar los 500 goles en un detalle más. «Son muchos goles, pero sin más. No me dicen nada las estadísticas. No soy fan de los números», indicó ayer el extremo izquierdo. El hecho de ser el máximo artillero de la historia del club le enorgullece, aunque no le quita el sueño. «Aunque sea un club que lleva poco tiempo en el máximo nivel, ser el máximo goleador de la historia es para estar contento y muy satisfecho».

Goles especiales

De todos los 895 goles que ha marcado el cántabro guarda con especial cariño un par de ellos. Uno de esos tantos, durante la campaña pasada, significó el 19-21 en Eslovaquia ante el Tatran Presov que permitió al Naturhouse jugar la eliminatoria para acceder a Octavos de Final contra el Motor Zaporothye ucraniano. «Fue en un pasivo, a falta de treinta segundos, que me pasó Cristian Malmagro y marqué por entre las piernas del portero», rememora el extremo izquierdo.

También recuerda con cariño los diez tantos anotados contra el Metalurg en Champions, o catorce contra el Tatran Presov (37-29). Porque Ángel Fernández ha marcado más de diez goles en un encuentro en seis ocasiones, en un selecto club que lidera Havard Tvedten cuando convirtió 16 goles en la pista del Bidasoa, y que le sigue Isma Juárez, que convirtió 15 tantos en un encuentro amistoso de pretemporada frente al desaparecido San Antonio pamplonés.

Ángel Fernández quiere lanzar un mensaje de optimismo a la afición riojana de cara a la lucha por la segunda plaza, aunque es muy realista al respecto. «Hay que ser optimista, aunque sinceramente lo veo bastante crudo. León, que está sacando un poco apurados los últimos partidos, creo que será muy difícil recortarle tanta distancia», opinó el cántabro. «Debemos seguir trabajando en la línea de ayer (por el miércoles), que hicimos un muy buen partido a nivel defensivo, con muchas paradas de Gurutz. En ataque, aunque tuvimos algunas pérdidas y fallos, jugamos bien», analizó el 32 franjivino.

Con respecto a la incertidumbre que vive el club por la pérdida del patrocinador principal, Ángel Fernández considera que los jugadores deben abstraerse de ese asunto y centrarse en los partidos «en intentar hacer lo mejor posible». «Si es puede influir algo en el futuro del club, pues que así sea, pero hay gente trabajando en ello y esperemos que todo vaya bien».

Hilado a ello, mañana el Naturhouse podría disputar su último duelo de Champions League en los próximos. «Lo primero que me viene a la cabeza es un poco de pena. Lo que hemos podido vivir estos cuatro años ha sido increíble. Muchos de los aficionados al balonmano aquí en Logroño ni se lo imaginaban. Y creo que aunque no se haya valorado lo suficiente, también es difícil: todos pecamos de valorar las cosas que tenemos cuando las perdemos».

Ángel Fernández es uno de los seis jugadores que tienen contrato en vigor para la temporada que viene. Preguntado acerca de su continuidad, el extremo indica que «hay muchas posibilidades» de seguir en Logroño, aunque se trate de una cuestión que aún no pueda confirmar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate