La Rioja

El Naturhouse pierde la segunda plaza

fotogalería

/ Juan Marín

  • El Ademar de León impone su garra en Logroño y obliga a los franjivinos a una segunda vuelta impecable

El Abanca Ademar de León se impuso este miércoles por 25-29 al Naturhouse La Rioja y le arrebató la segunda plaza de la clasificación de la Liga Asobal, en un choque marcado por la garra y el ímpetu de los locales y la reacción tardía de los visitantes.

La efectividad de un Ademar liderado en ataque por Costoya se impuso a un Naturhouse con demasiadas concesiones en defensa y que no encontró apoyo en su portería, al contrario que su rival.

Por lo demás, el choque tuvo muchas cosas de las que se esperaban del partido más emocionante que se puede ver en el balonmano español, por la trayectoria de ambos equipos esta campaña.

Hubo emoción, jugadas de calidad, nervios y polémica con el arbitraje; pero más allá de eso, el equipo de León fue prácticamente todo el partido por delante y no se dejó amedrentar en las mejores acometidas locales.

El principal error de los riojanos fue entrar fríos en el partido y no parar pronto a un Ademar mucho más metido desde el inicio y agresivo tanto en ataque como en defensa.

Frente al descaro de los leoneses, el Naturhouse no logró leer el partido, se perdió en sus propios errores y empezó pronto a quedarse atrás (7-10, minuto 18).

El partido no cambió antes del descanso (12-15), ya que el Ademar se mantuvo firme y siempre encontró a Costoya (5 goles en el primer tiempo); y el Naturhouse siguió muy endeble en defensa, sin portería (18% de efectividad de Kappelin) y errático en su ataque.

No obstante, tres goles de desventaja no debían ser una barrera para el equipo de Logroño, que incrementó el ritmo desde la vuelta al parqué para acercarse.

Pero enfrente, el Ademar no flaqueó, ni siquiera cuando tuvo a los riojanos a un gol de distancia.

Porque gran parte del segundo tiempo transcurrió con el Naturhouse haciendo "la goma" y a un esfuerzo titánico para acercarse (20-21 en el minuto 15) le seguían unos momentos de indecisión en los que el Ademar volvía a irse, gracias a su fe y a un Mario López que había tomado el relevo a Costoya en el ataque.

Por eso el Naturhouse tuvo sus opciones, pero al no ponerse nunca por delante acabó de desfondarse y en los últimos minutos vio cómo el Ademar mantenía el ritmo para volver a ganarle por cuatro goles, como en la primera vuelta, y adelantarle en la pugna por el segundo puesto.