La Rioja

LIGA ASOBAL

Feliz regreso a Asobal

Lazar Kukic, que se estrenó
ayer en el Naturhouse, anotó
dos goles . :: ignacio izquierdo
Lazar Kukic, que se estrenó ayer en el Naturhouse, anotó dos goles . :: ignacio izquierdo
  • El Naturhouse gana en Guadalajara en un partido que solo se le pudo complicar por errores propios

Primera prueba superada. El Naturhouse cumplió ayer en su regreso a la competición. A lo grande, con algunas dudas pero sin dar opción a que el Quabit Guadalajara llegara a los últimos minutos con opciones de victoria. Ayer el equipo franjivino empezó a jugar el trascendental partido del miércoles contra Ademar León. Porque, no se engañen, ayer se trataba de enseñar los dientes, de sacar músculo de cara a la próxima cita liguera. Todos felices el día en que Javi García regresó a las canchas y Lazar Kukic debutó con el equipo riojano en partido oficial.

Lo cierto es que no comenzaron nada bien los riojanos, estaban algo oxidados. Y el Guadalajara se aprovechó para salir más enchufados, sobre todo gracias a la aportación de José Javier Hombrados bajo palos. Los errores en los lanzamientos y en los pases lastraron el inicio riojano aunque el equipo se fue recuperando poco a poco. Fueron fundamentales las aportaciones de Gurutz en la portería, Vigo en la dirección y Ángel en la finalización.

Jota decidió distribuir los minutos de juego para no cansar a sus hombres, en especial a Ángel después del Mundial. Miguel salió en su puesto y lo hizo bien. En el otro extremo Muñoz (1) y Sanad (2) se repartieron los minutos.

De las notas más positivas de la primera mitad fue el estreno de Javi García 116 días después. El de Bolaños anotó en su segundo ataque. Y el debut de Lazar Kukic, que a pesar de los problemas con el idioma, ordenó y mostró descaro ante la portería rival. Anotó un gol antes del descanso el serbio.

Transcurría el encuentro más o menos controlado para el Naturhouse (8-12, 10-14) hasta que aparecieron los malditos errores en el pase. La defensa 5-1 de los locales también ayudó a las precipitaciones. Montoya, Márquez y Vallés metieron al Guadalajara en el partido. El público, que hasta el momento apenas aparecía, comenzó a animar y dio alas a los suyos. Vallés anotó el 13-14. Alarmas Pero el Naturhouse jugó unos buenos minutos finales, castigando a la contra -Sanad y Miguel- para irse al descanso con un tranquilizador 13-17 que atemperó los ánimos locales.

La segunda parte sirvió para comprobar que este equipo tiene hambre, aunque ayer estaba en proceso de descompresión tras el largo parón mundialista. Albert Rocas fue el mejor del compromiso, jugó solo la segunda parte pero lo hizo todo bien: atacó defendió, robó balones y anotó los penaltis (siete goles, cuatro de ellos desde los siete metros).

Pero no fue tarea fácil llevarse los dos puntos. La segunda mitad tuvo la misma pinta que la primera. Richard Kappelin bajo palos estuvo muy firme y transmitió esa seguridad al equipo. En defensa, César Montes lo probó todo: 5-1, dos mixtas ... pero ayer no era el día. En ataque también apostaron por intentar jugar sin portero, pero tampoco.

La acción más fea del partido fue un golpe fortuito e involuntario que le costó a Peciña la tarjeta roja directa por golpear a Montoya con el codo en el cuello. El franjivino estaba de espaldas y no le vio.

Al igual que ocurriera en la primera parte, el Guadalajara hizo un amago de meterse en el partido (26-30 a falta de cinco minutos) pero todo se quedó en un quiero y no puedo.

Buenas vibraciones las que transmitió ayer el equipo teniendo en cuenta las circunstancias. Eso sí, frente a Ademar, este miércoles, no se puede repetir el número de errores no forzados porque si es así será complicado ganar.

Nota positiva para Lazar Kukic en su estreno: valiente, vertical, sin miedo e intentando mandar. Javi García no está al cien por cien, pero ayer metió todo lo que le cayó en las manos.