La Rioja

El equipo riojano afronta una semana decisiva en un momento muy delicado de juego

  • El Naturhouse está acusando en exceso el trajín de kilómetros, viajes y lesiones que lleva intrínseco jugar Liga y Champions

Lo cierto es que el Naturhouse La Rioja da la sensación de que está acusando en exceso el trajín de partidos, kilómetros, viajes, golpes, lesiones... que lleva intrínseco la condición de equipo de Champions. Dicho de otra manera: jugar miércoles y sábado cada semana pasa factura a un conjunto con una plantilla ajustada.

«Está claro que no llegamos en las mejores condiciones. Estamos en un momento complicado de juego, con muchas bajas, gente que no está en su mejor momento por diferentes motivos (lesiones, por el cansancio...) y solo hay que pensar en sacar estos partidos como sea». Con estas palabras explica Jota González la situación deportiva del Naturhouse.

Hoy visita el Palacio Villa de Aranda y el sábado lo hará el Metalurg, en un encuentro que los riojanos deberán ganar para certificar su pase a la siguiente ronda de Champions. «Sabemos que van a ser partidos muy reñidos y que ya no estamos en aquella primera vuelta en la que ganábamos con solvencia. Ahora estamos perdiendo o sufriendo mucho para ganar», apostilla el entrenador.

Para el técnico hay dos factores claves: «Falta gente y se nota que se van acabando las fuerzas. Yo siempre digo que las fuerzas son de dos tipos. La física, que se va notando un poco. Y la mental: son muchos partidos con presión por ganar continuamente y eso se nota».

Eso sí, Jota no se apea de su discurso habitual durante la temporada: «Lo importante es la Liga. Sabes que en la Champions tienes el recorrido que tienes, te puede gustar pasar una ronda más o una ronda menos. Pero aquí lo que cuenta es la Liga que te da la posibilidad de estar arriba. Sé que al público y a la gente le atrae más la Champions pero...».