La Rioja

El Montpellier tiene la miel en los labios

La defensa del Montpellier, con tres hombres sobre Luisfe, es una de las claves del conjunto francés. El Naturhouse deberá seleccionar muy bien sus lanzamientos. :: juan marín
La defensa del Montpellier, con tres hombres sobre Luisfe, es una de las claves del conjunto francés. El Naturhouse deberá seleccionar muy bien sus lanzamientos. :: juan marín
  • Una victoria esta tarde en el René Bougnol daría el billete a los de Canayer para la siguiente fase

Montpellier. El Montpellier llevaba, hasta el miércoles pasado, una racha de siete partidos sin conocer la derrota. Hasta que se topó con todo un Paris Saint Germain en la liga francesa. Karabatic y compañía le endosaron a los de Patrice Canayer un inapelable 31-25. Esta tarde, el Naturhouse pretende hacer lo mismo en la Champions, donde los franceses llevan cuatro encuentros seguidos cantando victoria. Porque los galos no caen desde el lejano 9 de octubre, cuando visitaron la pista del Elverum noruego y se marcharon a Montpellier con un 31-30 en contra.

A partir de entonces, los de Patrice Canayer, una joya en bruto con un presupuesto de 7,2 millones de euros, han ganado ante el Chekhovskie Medvedi, el Metalurg (en dos ocasiones) y el Tatran Presov. Una victoria esta tarde en el Palacio de Deportes René Bougnol clasifica a los franceses automáticamente a la siguiente fase. Algo impensable en el inicio de la temporada europea, cuando el Montpellier se mostró titubeante, ganando con malas sensaciones al Tatran Presov en su casa y cayendo en el Palacio de los Deportes frente al Naturhouse (31-30) y en Elverum.

A partir de entonces, los franceses hicieron borrón y cuenta nueva. Este equipo que pretende llegar hasta los cuartos de final de la Champions -así lo manifestaron durante la pretemporada- comenzó a explotar su mejor versión. Coincidió con el regreso de una de sus figuras, el central argentino Diego Simonet, recuperado de la rotura del ligamento cruzado de una de sus rodillas. Pero el Montpellier es mucho más que eso. Cuenta entre sus filas con numerosas estrellas, entre ellas su eterno capitán, el internacional francés Michael Gigou, que puede jugar de extremo o de central. O Valentin Porte, un zurdo -también internacional- que puede jugar tanto en el extremo como en el lateral y que coincidió la temporada pasada con Luisfe Jiménez en el Toulouse. De allí, del Fénix, llegó esta campaña a Montpellier otra de sus figuras, el pivote esloveno Miha Zvizej, un jugador que tanto en defensa como en ataque sabe ganar muy bien la posición.

En el extremo izquierdo suele jugar Gigou, un jugador tan hábil que puede ocupar la posición de central sin alterar el orden del poderoso equipo. Es un efectivo que conoce el medio, que sabe de balonmano, que disfruta del deporte.

El lateral izquierdo es propiedad de Mathieu Grebille, un diestro de casi dos metros que guarda muchas similitudes con Narcisse. Cuenta con un gran uno contra uno, mucha potencia en el salto y un poderoso tiro. En el encuentro disputado en el Palacio de los Deportes, el 1 de octubre, marcó nada menos que ocho goles.

Simonet, dueño de una finta endiablada, una gran visión de juego y un buen lanzamiento de recurso, todavía no está al cien por cien de sus posibilidades. Su lugar lo puede ocupar el zurdo esloveno Vid Kavticnik, que también puede desplazarse a la derecha, un jugados con buen lanzamiento y gran pase.

Su compatriota Jure Dolenec es uno de los laterales derechos del conjunto dirigido por Patrice Canayer. Se trata de un primera línea muy habilidoso, con buen pase al pivote y un uno contra uno letal. En el extremo derecho Canayer podría apostar por Porte o por Teophile Causse, un jugador de mucha velocidad, sobre todo al contraataque, además de una gran definición. En el pivote, Ludovic Fabregas está en un gran momento. «Estamos jugando bien, pero todavía hay margen de mejora y espero mucho de este grupo», dijo Canayer la semana pasada.