La Rioja

Un camino con pocas curvas

  • Los jugadores del Naturhouse reconocen la importancia del triunfo en Noruega pero hacen hincapié en que «todavía no hay nada hecho»

Todo se ve distinto después de un triunfo como el del domingo en Noruega. El Naturhouse regresó ayer desde Elverum en otro viaje interminable, que acabó pasada la medianoche, pero con una sensación muy distinta a la del fin de semana pasado, cuando volvió de Skopje con una dura e injusta derrota. Ayer, a la hora del desayuno, todo eran risas, buen humor, buen rollo. No había horario aunque sobre las 9.30 todos los jugadores bajaron al comedor del hotel. Los hombres más buscados: Albert Rocas, autor del mejor gol de la jornada (un fly precioso cocinado con Víctor Vigo a escasos tres segundos del final de la primera parte), y Haniel Langaro, nombrado mejor lateral izquierdo de la jornada.

Rocas recordó que el partido del domingo se complicó como el de Macedonia, aunque «esta vez sí se supo sacar adelante». «Hemos conseguido tener esa madurez que nos faltó en Skopje para rematar el encuentro», afrimó. Con respecto al gol de la jornada, Rocas indicó que «es lo de menos» porque «lo importante fue ganar». «Hace dos meses no me hubiera imaginado estar allí porque no me podía mover. Ahora me encuentro mejor, pero sigo con dolores. Tengo mis días, pero evidentemente estoy muy contento de poder seguir jugando y de que el entrenador confíe en mí», explicó.

Pablo Cacheda, que firmó un muy buen papel el domingo, indicó que fue «un muy buen partido de todo el equipo». «Ganar fuera de casa en Champions está demostrado que no es nada fácil y ante el Elverum supimos jugar los últimos cinco minutos, algo que no hicimos ante el Metalurg para poder llevarnos el primer triunfo fuera de casa, que es muy importante», explicó.

Un nombre en Europa

Rubén Garabaya, también vital a la hora de atacar y defender, opinó que lo más importante del triunfo fue «la aportación de todo el equipo». «Hemos afrontado y superado momentos complicados en una pista muy difícil y son de estos partidos que van permitiendo al Naturhouse hacerse un nombre en Europa», especificó el pivote. «Pero no hay nada hecho todavía, desde luego que no», añadió.

Su compañero de puesto, Iñaki Peciña, destacó que el 27-32 fue «una victoria de equipo». «Todo el mundo aportó su granito de arena en una pista muy difícil, en un ambiente muy bonito de jugar. Debemos seguir en esta línea porque llevamos un mes muy positivo desde el partido contra el Montpellier. Todavía queda la mitad del grupo de Champions y debemos seguir en esta línea de mejoría porque no hay nada hecho», apuntó Peciña.

Ángel Fernández, autor de tres goles ante el Elverum, declaró que un triunfo así «eleva la moral», aunque ya hay que cambiar de chip: «Nos toca un partido muy complicado contra el Valladolid. Lo tenemos que sacar adelante como sea así el entrenador nos da dos días libres», bromeó el extremo izquierdo. Una vez jugado contra todos los rivales del grupo, Fernández indicó que el Naturhouse es candidato a pasar de fase. «Nos lo hemos ganado pero también sabemos cómo es la Champions y no hay ningún partido ganado ni en casa ni fuera. Pero sí es cierto que sacando los dos próximos partidos en casa (Elverum y Chekhovskie) se nos pone todo de cara», agregó el cántabro.

Haniel Langaro, mejor lateral izquierdo de la jornada de Champions, se mostró «feliz de estar en esa alineación con jugadores buenísimos». «Yo estoy haciendo mi trabajo -prosiguió- intentando siempre trabajar duro y jugar bien». Para Langaro, «jugar en un pista así y ganar es importante para pasar a la siguiente fase».