La Rioja

ELVERUM

El máximo orgullo de una pequeña ciudad


ELVERUM
El máximo orgullo de una pequeña ciudad
  • Los poco más de 20.000 habitantes de la localidad del este de Noruega se desviven por su equipo de balonmano

La pequeña localidad de Elverum cuenta con poco más de 20.000 habitantes. Como Calahorra, más o menos. Son pocos y el sitio es pequeño (hasta el año 1838 el municipio era sólo una parroquia) pero su club de balonmano es su orgullo. El ojito derecho de una localidad que durante la invasión nazi, en plena Segunda Guerra Mundial, se convirtió en la capital provisional de Noruega. La historia del Elverum Handball Herrer es también muy reciente. Se embarcó hace dos temporadas en la Champions League después de ganar el torneo previo en Banja Luka.

Esta campaña, por primera vez, consiguieron el billete directo al proclamarse campeones de Noruega. La tercera liga de los chicos del entrenador Michael Apelgren en los últimos años. El reto de los noruegos para esta temporada es seguir creciendo internacionalmente. No obstante, el Elverum se ha descubierto como una de las sensaciones del Grupo C.

Para afrontar esta temporada, los noruegos ficharon al internacional húngaro, exVeszprem, Tamas Ivancsik que llegó proveniente del Baia Mare rumano. De alguna manera u otra, Apelgren debía cubrir la baja de la estrella del conjunto escandinavo, Steffen Stegavik.

El gerente del pequeño club noruego, Bjørnar Myhren, augura que la participación del equipo escandinavo pueda aupar el desarrollo de la entidad. «Nos queremos ir acercando cada vez más al nivel deportivo de los mejores equipos del continente. Lucharemos por todos los puntos en juego para ser los mejores representantes de Noruega», explica Myhren. Según indica el responsable del club, en el Elverum son conscientes de que deben rendir al máximo de los niveles para competir con los equipos del Grupo C, entre ellos el Naturhouse.

Como no podía ser de otra forma, la inmensa mayoría de los 20.000 habitantes de Elverum están enamorados de su equipo de balonmano. Un sentimiento que se extiende no sólo en la ciudad; también en esta región lindante a Suecia. «Todo esto es muy importante para el club y para la ciudad. Para nosotros es muy importante jugar ante los mejores equipos de Europa para crecer y acercarnos a su nivel», reconoce Myhren.

Para su capitán, Morten Nergaard, es un sueño hecho realidad el poder participar en una competición como la Champions. «Y para los jugadores locales, todavía más al haber podido alcanzar este nivel con el club en el que nos hemos criado desde pequeños», sintetiza Nergaard.