La Rioja

Un ojo en Noruega, otro en la enfermería

Rubén Garabaya es el jugador que más problemas tiene para jugar el domingo en Noruega. :: efe
Rubén Garabaya es el jugador que más problemas tiene para jugar el domingo en Noruega. :: efe
  • Jota prepara la cita europea consciente de que el Naturhouse está en «una situación límite»

Logroño. El Naturhouse sigue su carrera de obstáculos intentando mantener un ritmo constante que le aleje de los tropiezos. Una valla, dos zancadas, salto, otra valla, dos zancadas más y salto. Así sucesivamente en la tarea franjivino de alternar Liga Asobal y Liga de Campeones.

Atrás queda ya el obstáculo que supuso el Ángel Ximénez en Puente Genil. Ahora dos pasos y a afrontar el partido contra el Elverum en Noruega. El equipo parte mañana hacia Bilbao donde cogerá un vuelo hasta Amsterdam y ya por la tarde, de la capital holandesa volará a Oslo. «Lo importante era ganar en Puente Genil y se hizo. Hay que valorar la seriedad del equipo al inicio y la capacidad para reaccionar cuando ellos se pusieron a tres en la segunda mitad», argumentó el técnico del Naturhouse Jota González.

El pucelano administra las fuerzas de sus jugadores consciente de que llevan mucho trote y aún tienen por delante retos de gran envergadura. «Vamos a centrarnos en recuperación y hacer un entrenamiento tranquilo porque veo a la gente con cansancio encima», reconocía ayer el entrenador. «Mental y físicamente estamos en una situación límite», apostilló el técnico pucelano.

Sobre el rival del domingo, el Elverum, Jota destacaba la calidad del equipo. «La gente cataloga a los equipos sin saber qué jugadores tiene. Yo no sabía cuál era la plantilla del Elverum antes del sorteo, ni ellos conocerían a ninguno de los nuestros», explicó González.

Sólo falla el Montpellier

Para el entrenador del Naturhouse el Montpellier, «que en principio iba arrasar a todos» es el único que no está respondiendo a los pronósticos, «los demás vamos según el guión, ganando en casa y luego intentando arañar algo fuera».

Kappelin con molestias en el cuello (aunque en Puente Genil quedó claro que no le impiden brillar), Garabaya con fiebre y catarro (ayer tampoco se entrenó con sus compañeros), Sanad que resbaló peligrosamente en un contragolpe y Víctor Vigo, que finalizó el partido del miércoles con problemas en el tobillo, son los jugadores que preocupan de cara a la cita del domingo.

Rubén Garabaya evoluciona bien, aunque todavía es pronto para poder afirmar si estará en condiciones de viajar y jugar en Noruega o no. Sanad y Kappelin se entrenan con normalidad y jugarán sin problemas contra el Elverum. Por su parte, Víctor Vigo se sometió ayer a una prueba para descartar problemas en el hueso, más allá de las dolencias musculares, y así fue.