La Rioja

vídeo

Víctor Vigo intenta penetrar en la defensa ante Garabaya en uno de sus últimos entrenamientos. :: m.h.

Cargados de motivos para ganar

  • El Naturhouse visita Puente Genil, donde cayó el año pasado, obligado a demostrar su categoría

  • La posible baja de Rubén Garabaya por problemas en la espalda condiciona el esquema de juego del equipo franjivino

Puente Genil. Hay muchos motivos para que el Naturhouse salte esta tarde (20.30 horas) al polideportivo de Puente Genil con el cuchillo entre los dientes. Unos más cercanos en el tiempo que otros, pero todos igualmente válidos. Lo más reciente, lo que el equipo franjivino lleva marcado a fuego, es la derrota en Macedonia, ante el Metalurg. Dolió. Y mucho. Por el cómo y el porqué.

El equipo sabía que se enfrentaba a una encerrona, pero todo tiene un límite. El Naturhouse sufrió un arbitraje extremadamente casero, aunque eso no exime de culpa al equipo riojano que no supo gestionar los últimos minutos. Precisamente a partir de ponerse por delante en electrónico. Ese fue el porqué.

A pesar de todas las adversidades (ambiente en el pabellón, arbitraje, malas decisiones finales) el Naturhouse disfrutó de un contragolpe para empatar el partido en los últimos segundos. Pero Ángel no acertó a superar al portero del Metalurg. Ese fue el cómo.

Otro de los antecedentes que carga de motivos al equipo franjivino para salir hoy a muerte es el partido de la temporada pasada. Los de Jota se vieron sorprendidos por el Puente Genil (30-26) por un equipo más motivado y que salió de los puestos de descenso con aquellos dos puntos. Aquel era otro Puente Genil, empezando por el banquillo que ocupaba Javier Cabanas y del que esta temporada se hace cargo Quino Soler.

«El año pasado perdimos con claridad. Otro año ganamos de uno al final... En fin, está claro que es un sitio que no se nos da bien. Meten mucha presión, tanto ruido que los jugadores casi no te oyen», recuerda el técnico del Naturhouse Jota González.

Enfermería

Uno de los principales contratiempos del Naturhouse para el encuentro de esta tarde es la enfermería. Con Cadarso y Javi García fuera de juego hasta el próximo año, se acumulan los problemas para Jota González.

«Rubén Garabaya está malo y tiene problemas en la espalda y Kappelin que tiene dolencias en el cuello y ayer no se pudo entrenar. Ahora mismo -ayer por la tarde- me ha dicho el fisio que Garabaya no está para jugar. Y además, lo que peor le viene a la espalda de Rubén es un viaje como éste», reconocía. Este era el parte médico improvisado por Jota a la llegada del Naturhouse a Puente Genil (10 horas después de haber salido de Logroño a las 9.00 de la mañana) donde se entrenó en la pista de juego.

La baja que más preocupa es la de Garabaya, ya que si el de Avilés no puede jugar Jota sólo podría contar con Peciña. Esto obligaría a replantearse el sistema de ataque y de defensa: «Si no juega Rubén está claro que tendremos que reservar a Peciña para el ataque. Nos cambiará la forma de defender porque Rubén es un hombre fundamental para nosotros».

Sobre el rival de esta tarde, el Puente Genil, Jota González destaca la riqueza de sistemas defensivos: «Tienen dos laterales que están muy en forma y un buen central. Es un equipo que alterna varias defensas y cambia del 6-0 al 3-2-1 y en ocasiones se dispone en 4-2. En resumen, es un partido peligroso. En Champions sabes que los jugadores van a estar supermotivados, pero luego llegan los partidos de liga y es otra cosa».

El técnico malagueño Quino Soler del Puente Genil - por su parte- cuenta para este encuentro con todos sus jugadores disponibles, con la excepción del goleador Juan Antonio Vázquez 'Chispi', que precisamente se lesionó de gravedad hace ahora un año jugando contra el Naturhouse.

Soler fue ayer muy tajante: «Si la gente pensara que siempre vamos a ganar al Naturhouse porque se consiguió el año pasado tendríamos un gran problema».

Tarde trampa la de hoy en Puente Genil para el Naturhouse. En una liga tan apretada donde los equipos de arriba (Ademar, Granollers ...) están esperando el tropiezo ajeno, es fundamental no fallar a pesar del cansancio, las lesiones o los condicionantes.