La Rioja

balonmano

Había pensado

Estaba decidido a dedicar estas líneas a la EHF. A esa Federación Europea de Balonmano que se esmera en exigir requisito tras requisito a los equipos participantes en la Liga de Campeones (pista de juego determinada, un canal de televisión, publicidad concreta que tiene que llegar a Logroño con una agencia de transporte determinada...). A esa que incluso se permite el lujo de reconocer públicamente que los logros deportivos son sólo parte de los requisitos necesarios para participar en la Liga de Campeones de balonmano. ¡Qué manera más retorcida de reconocer: Tanto tienes, tanto vales!

A esa federación que organiza una competición que a los clubes participantes les cuesta dinero (salvo a los que llegan a la Final a Cuatro). ¿Qué hay de un posible reparto económico por puntos logrados, similar a la Liga de Campeones de fútbol?

Les decía que estaba decidido a dedicar estas líneas a la Federación Europea de Balonmano (EHF), la misma que ha decidido que el segundo clasificado de la Liga Asobal Loterías no tenga plaza automática en la Liga de Campeones 2017/18 y que depende de una invitación y un torneo previo.

Había pensado dedicarle estas líneas a la Federación Europea de Balonmano que es tan estricta con los asuntos que rodean a los partidos de la Liga de Campeones, sobre todo asuntos económicos ¡Ah, y también del ágape del descanso! A esa federación que a pesar de todo esto sigue mirando para otro lado y permitiendo que sucedan cosas como las que vivió el Naturhouse en la pista del Metalurg en la cuarta jornada de la Liga de Campeones. Un arbitraje muy alejado de lo que significa administrar justicia a través de la interpretación objetiva del reglamento.

Decía que había pensado dedicarle este Fuerteflojo a la Federación Europea de Balonmano, pero al final desestimé la idea. Así es. No quería que mi queja pudiera ocultar los malos últimos minutos que jugó el Naturhouse. A cada cual lo suyo.

Ya les digo, había pensado ...