La Rioja

A por un triunfo en tierra hostil

La plantilla del Naturhouse, antes del entrenamiento.
La plantilla del Naturhouse, antes del entrenamiento. / Martín Schmitt
  • Con el recuerdo del atraco sufrido ante el Metalurg en el 2014, los franjivino quieren apuntarse el primer triunfo como visitantes

Los recuerdos del pabellón Boris Trajkovski no son buenos para el Naturhouse. Le lleva a lo más bajo, al peor atraco sufrido, allá por noviembre del 2014. Los últimos diez segundos del encuentro entre los franjivino y el Metalurg de hace dos temporadas le arrastran a lo peor de la competición europea. A lo sibilino, a la incomprensión absoluta. Al descrédito del arbitraje europeo. Porque un par de árbitros, los letones Zigmars Stolarovs y Renars Licis, impidieron que los riojanos se marcharan de Skopje con un triunfo. En la jugada crucial, con empate 28-28, Thiagus Petrus, que por coincidencias del calendario hoy llega a Macedonia con su Pick Szeged para jugar contra el Vardar de Raúl González, se marchó de su marca, Vugrinec y luego Taleski. Ambos cometieron falta y en el lanzamiento los colegiados pitaron pasos del brasileño. Sin entender la razón, el Naturhouse se quedó protestando la acción mientras Mojsovski, otro exfranjivino, marcó el gol de la victoria definitiva. El escándalo más atroz que el cuadro riojano sufrió en su corta historia en la Champions.

En la actualidad, pocos efectivos de aquel Metalurg quedan en la plantilla que continúa dirigiendo Lino Cervar. El pabellón es el mismo, el Boris Trajkovski, que empuja mucho, pita cada jugada ofensiva rival, se vuelca a su equipo, los metalúrgicos, la clase obrera de la antigua Yugoslavia. En la pista, Cervar se ocupa de mantener esa idiosincrasia, de perpetuar un estilo que en su día triunfó en el balonmano europeo. Un equipo aguerrido, con raza, con orgullo. «Es un conjunto que tiene mucho poderío en la finta y en el lanzamiento», explica Jota González, entrenador del Ciudad de Logroño. Se trata de un plantel muy fuerte, con una defensa muy grande y agresiva que ataca con poco orden táctico, pero «con mucha raza», con combinaciones con muchos cruces. En defensa, se caracteriza el conjunto macedonio de poner en práctica un 5-1 cerrado, aunque también pueden situarse en sistemas más abiertos. «Tienen mucha calidad defensiva en los uno contra uno. Para el blocaje cuenta con jugadores altos y fuertes», apuntó Jota González.

A diferencia de aquel bloque macedonio que derrotó al Naturhouse, pocos nombres quedan de su columna vertebral. Ya no están Ace Jonovskie; tampoco Moisho Mojsovski. «Es un equipo que ficha a los jóvenes valores no solo de Macedonia sino también de todos los países balcánicos», indica. Gente, en definitiva, que tiene muchísima proyección y que juegan junto a algún que otro veterano.

El que el Metalurg vaya último en la clasificación es debido al calendario. Si hay algo que caracteriza al Grupo C es la igualdad de los equipos. Así lo asevera Jota González: «La clasificación es irreal». «Estamos todos más o menos empatados. Es un grupo en el que nadie ha ganado fuera de casa. El Metalurg lleva dos puntos porque sólo ha jugado un encuentro como local. La gente ve una clasificación que es ficticia», indica el entrenador pucelano. Este hecho hace que el empate de la primera jornada en Rusia sea de vital importancia. Porque el el Chekhovskie es otro de los equipos que ha empatado como visitante (en Noruega, ante el Elverum).

La clave del partido será la defensa. «Está visto que si estamos bien en defensa y en portería podemos correr. El Benidorm solo nos metió 21 goles y eso es importante», alega. En este caso, Jota espera «estar bien porque ellos tienen mucha potencia de lanzamiento exterior y en ataque se sufrirá por el potencial de fuerza que tienen».