La Rioja

balonmano

La reacción no fue suficiente

La reacción no fue suficiente
/ EFE
  • Los franjivino remontaron en la segunda mitad pero no supieron sentenciar y Ángel Fernández desaprovechó un mano a mano final para empatar

El Naturhouse La Rioja ha encajado su primera derrota en la Liga de Campeones de esta temporada en Macedonia, ante un Metalurg más entero, ante el que los logroñeses han reaccionado en el segundo tiempo, pero no ha sido suficiente.

El equipo riojano, según informa Efe, ha vuelto a comprobar en el partido de hoy que ganar fuera en Europa es complicado, por el ambiente que hay en muchos partidos y porque su estilo es complicado de explotar cuando la fuerza es lo más importante; además, también ha visto como las decisiones comprometidas de los árbitros siempre iban en su contra.

Pero todo eso era algo que el Naturhouse sabía de antemano, con lo que no debía haber tenido los errores de concentración, sobre todo defensivos, que hoy le han hecho ir a remolque casi todo el encuentro.

Su primer "bajón " se ha producido mediado el primer tiempo, porque tras un inicio igualado (4-4 en diez minutos), el Metalug ha sabido leer los puntos débiles de la defensa riojana y se ha adelantado (8-4 seis minutos después) para llevar la iniciativa ya hasta el descanso, en el que adelantaba a los riojanos por dos goles.

Ese 11-9 al intermedio que evidenciaba un registro demasiado bajo en ataque para el equipo de Logroño, en parte por la actuación estelar de Arsic en la portería macedonia.

El inicio del segundo tiempo tampoco sirvió para que los riojanos reaccionaran ante el juego tosco y duro, pero muy efectivo, del Metalug, que mantuvo mucho tiempo los dos, tres y hasta cuatro goles de renta, con 15-11 en el minuto 7.

Pero entonces el Naturhouse cambió, de la mano de Cacheda y Langaro y con más velocidad, y el acierto de Kappelin en la portería no solo se acercó (18-17 en el minuto 15) sino que logró ponerse por delante (20-22 en el minuto 23).

Pero eso no fue suficiente ante un Metalurg que no se resignó y volvió a llevar el partido a su terreno.

Dos errores de los riojanos volvieron a deparar la igualdad en el marcador, que duró hasta los últimos minutos en los que Kappelin paró un lanzamiento, pero no pudo evitar el 24-23, mientras que en la otra portería Arsic culminó un gran partido con dos paradas que determinaron la primera derrota de los riojanos en la Champions, la última en una mano a mano definitivo con Ángel Fernández.