La Rioja

El Naturhouse domestica al Benidorm

fotogalería

Luisfe Jiménez pasa entre Pablo Simonet y Esteban Salinas. :: / Juan Marín

  • Los de Jota González vencen con solvencia al bloque de Latorre y viajan con tranquilidad a Macedonia

  • El conjunto franjivino deja al descubierto el entramado táctico del equipo alicantino y lo arrolla

Logroño. El Naturhouse no se dejó amedrentar y en su fortín, un Palacio de los Deportes con bastante público, pasó por encima de un Benidorm muy táctico, pero que se ahogó con los palos en las ruedas que le puso el conjunto de Jota González, que supo dónde y cuándo hacer daño a su oponente. Una victoria que le da un soplo de aire fresco al Naturhouse antes de subirse al avión rumbo a Macedonia (la delegación parte esta mañana a las 6.15 horas y llegará a Skopje sobre las 21.00) y continuar la racha positiva en Champions League. Un triunfo 31-21 que además permitió al entrenador pucelano dosificar a su plantilla. Para muestras, un botón: todos los jugadores marcaron por lo menos un gol ayer por la noche.

El CB Ciudad de Logroño consiguió romper el encuentro en la primera parte. Y por la vía rápida. El Benidorm se presentó con valentía en el Palacio de los Deportes, defendiendo de forma abierta con un 3-2-1 que no complicó demasiado al conjunto franjivino, que tenía bien estudiado a su rival. Pero los alicantinos son unos tipos osados. Y si en defensa propusieron un sistema muy físico, atacaron siempre con un hombre más, retirando al portero. Así, los de Fernando Latorre comenzaron a comandar el electrónico.

Pero el Naturhouse se hizo fuerte en defensa. También adelantó a sus hombres con un 5-1, con Sánchez-Migallón en el avanzado. Así, consiguió entorpecer la fluidez del balón de los jugones Pablo Simonet, Ignacio Valles y Ander Torrico y logró marcar varios goles desde su propio campo. El que juega con fuego muchas veces acaba quemándose.

Esto obligó a Latorre a claudicar y atacar con seis hombres. Pero los franjivino estaban envalentonados y mataron el encuentro a la contra, con un par de tantos de Ángel Fernández, alguno de Sanad y otro de Luisfe Jiménez. Para ese entonces, Pablo Cacheda había tomado las riendas ofensivas del cuadro riojano y enloquecía a los defensores alicantinos con los uno contra uno. Partido encarrilado al descanso aunque la última jugada ensayada acabara en gol visitante (17-11).

Sin embargo, el Naturhouse no quiso fiarse del Benidorm, que nunca da nada por vencido. Pero las segunda fila del equipo azul es más dócil. Echó de menos a Pablo Simonet y a David Jiménez, que ayer no jugó bien. El bloque local aprovechó ese momento y gracias a una buena defensa -Carlos Molina robó varios balones y se prodigó en ataque con tres goles- el Naturhouse abrió una nueva brecha de nueve goles de diferencia (24-15) para el ecuador de esa segunda mitad.

No obstante, el bloque franjivino se durmió en los laureles y permitió un parcial negativo de 0-4 que obligó a Jota González a solicitar un tiempo muerto. El pucelano les debió leer la cartilla a sus dirigidos porque a partir de entonces todo fue hacia arriba. Ángel Montoro contó con minutos y respondió con tres golazos; Cacheda aprovechó los suyos para manejar al equipo con maestría; al igual que Molina, que tiene un obús en el brazo derecho.

También hubo otro nombre propio: Richard Kappelin, que cerró una gran actuación con más del 47 por ciento de efectividad, parando balones de mérito, algunos contraataques y varios lanzamientos desde los seis metros (uno especialmente espectacular al pivote Rubén Marchán).

El encuentro estaba liquidado a falta de diez minutos. El equipo no bajó su intensidad ni mucho menos. Siguió a lo suyo. Miguel Sánchez-Migallón demostró que es un recambio perfecto para Ángel Fernández en el extremo izquierdo. El derecho está muy bien cubierto por Rocas, Sanad y Muñoz. Al igual que la primer línea, con un Luisfe Jiménez en alza y Montoro e Imanol Garciandia entonándose día a día.

Hoy le espera un largo día de viaje hasta Skopje. Pero será una dulce travesía al hacer los deberes en la Liga Loterías Asobal más equilibrada de los últimos años, en la que el Naturhouse se está reencontrando.