La Rioja

Músculo franjivino para la Champions

La plantilla del Naturhouse saca músculo antes del partido de esta tarde ante el Tatran Presov. :: jonathan herreros
La plantilla del Naturhouse saca músculo antes del partido de esta tarde ante el Tatran Presov. :: jonathan herreros
  • El equipo riojano necesita que las gradas del Palacio de los Deportes registren una buena entrada y que la afición juegue junto a ellos

  • El Naturhouse recibe al Tatran Presov en un partido vital para mantener sus aspiraciones

Logroño. El Naturhouse La Rioja tiene esta tarde (17.30 horas, Teledeporte) una nueva cita con la Liga de Campeones y te necesita. Las gradas del Palacio a coro tienen que defender, parar los balones y salir al contragolpe, tienen que marcar gol y desmelenarse en la celebración. Hoy es día de fiesta. Hoy es día de Champions. Visita Logroño el Tatran Presov eslovaco. Todavía resuenan en el Palacio de los Deportes los ecos de los gritos de los aficionados riojanos el pasado sábado en la emocionante victoria ante el potente Montpellier. Fue una tarde de nervios, de abucheos, de ánimos, de aplausos, de sonrisas, de abrazos... Y todas estas emociones son las que quiere recuperar el equipo franjivino ante el Tatran Presov.

Jota González, entrenador del Naturhouse, reconoce que la competición europea es muy especial: «Es un partido de Champions y siempre tienen un ambiente especial porque se organizan cosas fuera antes del encuentro, la pista es diferente y el ambiente es especial». «La sensación que tengo -continúa- en un partido de Champions es que se trata de un encuentro de muchísima intensidad, con gente que va mucho más al contacto, con más fuerza y el desgaste del jugador es mucho mayor».

El Naturhouse quiere vestirse hoy de domingo, ponerse guapo, como si fuera de boda. Toca jugar en la mejor competición de clubes del mundo. Conviene repetirlo en voz alta porque en Logroño somos muy dados a valorar los acontecimientos deportivos dos o tres años después de que ocurran, cuando ya no se volverán a repetir nunca. El partido de esta tarde es una fiesta, un lujo que sólo se pueden permitir dos ciudades en toda España -Barcelona y Logroño- y que será visto en toda Europa a través de la televisión. Una gran oportunidad de acercarse al Palacio de los Deportes para arrimar el hombro, para vibrar con el balonmano. En definitiva, para hacer equipo.

Con mejores o peores actuaciones, el Naturhouse La Rioja ha conseguido estabilizar su rumbo (por lo menos en cuanto a resultados). La última vez que el equipo franjivino hincó la rodilla fue en Logroño, frente al Barcelona (22-24) el 17 de septiembre. Desde entonces ha empatado en Rusia (28-28) y ha vencido a Bidasoa (22-36), Cuenca (29-27), Montpellier (31-30) y Puerto Sagunto (25-28).

«Nosotros hemos encontrado la estabilidad. El otro día me decía un entrenador que lo que hacemos en el Naturhouse tiene mucho mérito porque es muy difícil en un equipo como el nuestro, sin megaestrellas, concentrar a la gente para dos partidos. Y en especial rendir después de hacer un gran esfuerzo como el día de Montpellier», argumenta el técnico local Jota González.

Pies en el suelo

Jota González no es amigo de excesos. Para el técnico pucelano se puede correr el peligro de distorsionar la realidad. «Hemos jugado contra el Montpellier, que es un equipazo, y el Presov, que nos creemos que es fácil porque le ganamos el año pasado, pero un conjunto más fuerte que el nuestro y tiene más presupuesto que nosotros. No pensemos que por ganar al Montpellier, que es el favorito, ahora vamos a ganar a todos». Seguro que estas palabras se las habrá repetido a sus hombres en las últimas horas.

En lo deportivo, la gran noticia es el regreso del extremo catalán Albert Rocas a la convocatoria después de un año alejado de las pistas por los problemas en su tobillo derecho. «Albert está para jugar y en el partido veremos cómo están las cosas y si juega o no», explica Jota.

De nuevo la portería y la defensa tendrán que estar muy afinadas para poder sacar adelante un partido contra un rival de gran presencia física y un balonmano bastante directo.