La Rioja

DIVISIÓN DE HONOR PLATA

El Sporting La Rioja fía su suerte a la defensa

Andrea Roda y Marta Olarte detienen a la central del Beti. Sonora vigila en la portería. :: sonia tercero
Andrea Roda y Marta Olarte detienen a la central del Beti. Sonora vigila en la portería. :: sonia tercero
  • Las riojanas ganan al Beti Onak en un mal partido ofensivo

Se trataba de ganar. A estas alturas de temporada y tal y como se presentaba el Sporting La Rioja a la cita contra el Beti Onak, sacar el partido adelante era el objetivo. Jugar bien queda para más adelante. Y se puede decir que el equipo riojano cumplió porque se llevó los dos puntos merced a su triunfo por 17-11 contra el combinado navarro.

El inicio respondió a lo que se podía esperar de un choque entre dos de los aspirantes a ocupar las posiciones de honor al final de temporada. Fallos por aquí, errores por allá. Paradas en un área, faltas en ataque en la otra.

A pesar de este panorama, el Sporting fue el que mejor se administró en tiempos de caos y consiguió una renta de tres goles (4-1) que obligó al técnico del Beti Onak a pedir tiempo muerto. Y lo cierto es que no surtió efecto porque las riojanas continuaron aumentando la renta sin que el Beti Onak pudiera reaccionar.

En tiempos de crisis no hay que salirse del guion. Así, el Sporting se ciñó a su adn: defensa total, portería y contragolpe.

Con esta fórmula se fue apagando la primera mitad. Dos latigazos de Neus desde el lateral derecho pusieron el 11-4 al descanso.

El resultado era engañoso. El juego en ataque del Sporting era malo, pero un Beti Onak desconocido hacía aguas por todos los lados. Habrá que apuntarlo en el buen hacer de las de Luismi Ascorbe. El único riesgo que corrían las riojanas era bajar los brazos en defensa y permitir que el Beti Onak se metiera en el partido. No fue así. Las riojanas tiraron de raza para superar un peligroso comienzo (se quedaron con cuatro jugadoras de campo por exclusiones). El parcial fue de 1-1. Situación de riesgo superada.

El resto de partido fue un despropósito en ataque de las riojanas que acusaron varios factores: muchas jugadoras estaban muy justas por problemas físicos, no había zurdas del Sporting en la pista y así el juego se carga involuntariamente en la otra zona, el cansancio empezaba a dejarse notar...

Fue la defensa la que permitió al equipo de Luismi Ascorbe y Sergio González llevarse la victoria final por 17-11. Muy sólida la portería local con Elena en la primera parte y Sonora tras el descanso. Mucho camino por recorrer para el Sporting. No hay prisa, su objetivo está al final de temporada, no ahora.