La Rioja

LIGA ASOBAL

El Naturhouse empieza a reconocerse

Haniel Langaro se eleva
para lanzar sobre el blocaje
de Cristian Martínez. :: M. S.
Haniel Langaro se eleva para lanzar sobre el blocaje de Cristian Martínez. :: M. S.
  • La goleada ante el Bidasoa permite al equipo franjivino reencontrar el buen balonmano

El CB Ciudad de Logroño empieza a conocerse. En realidad, a reconocerse, porque la base es prácticamente la misma que la de la temporada pasada. El categórico triunfo obtenido en Irún el sábado (22-36) da otra perspectiva al equipo, que hasta ese día sumaba sólo dos puntos de seis posibles, si bien ambas derrotas entraban dentro de la lógica.

Pero el sábado se vio al Pablo Cacheda que quiere Jota González, jugando y haciendo jugar, fintando, penetrando hasta la línea de seis metros para enloquecer a las defensas y porterías. También apareció Luisfe Jiménez, que desde su regreso de Francia no ha alcanzado el nivel de su etapa anterior. El zurdo jugó una gran primera parte, no sólo en la defensa, también en el ataque. Langaro, además, demostró estar en un gran nivel, al igual que Garabaya, Sánchez-Migallón y Víctor Vigo.

La portería respondió al equipo y en equipo. Empezó Richard Kappelin, firmando un 50 por ciento de efectividad (13 paradas de 26 lanzamientos) y le sucedió Gurutz Aginagalde, ante su familia y amigos, que mantuvo los mismos registros que su compañero -nueve blocajes de 18 tiros-. Impresionantes números que dan tranquilidad al cuerpo técnico franjivino.

El equipo, en general, se gustó y el triunfo ante el Bidasoa servirá para afrontar sus próximos encuentros -Cuenca, el próximo miércoles, y Montpellier, el sábado-, con otro humor.