La Rioja

balonmano

Gracias Tomás

Comienza la temporada de balonmano y con ella regresa el Fuerteflojo. Apasionante el reto que tiene el Naturhouse ante sí: en la misma campaña intentará mantener el segundo puesto en la Liga y encontrar un partocinador principal que sustituya a Naturhouse. Casi nada.

También el Sporting La Rioja sueña con una temporada que termine en brindis y confeti. Las de Luismi Ascorbe tienen el ascenso entre ceja y ceja y volverán a intentarlo este año. Nadie dijo que fuera fácil. La experiencia de la pasada campaña fue dura, pero fue experiencia. Y es lo que se necesita para jugar bien los minutos claves.

Sin embargo, estas primeras líneas tras el verano se las quiero dedicar a Tomás Palacios. Durante los doce últimos años ha sido el presidente de la Federación Riojana de Balonmano. Ha ocupado un puesto de esos en los que nadie quiere estar, que te cuestan tiempo y dinero, y expuesto siempre a las críticas ajenas. A veces con carácter constructivo. A veces, con mala baba.

Hay que reconocerle a Tomás la entrega y la dedicación durante estos doce años. Con sus aciertos y sus errores ha centrado el trabajo de la Riojana en dimensionar la labor con la base. Cuantos más niños y niñas jueguen a balonmano, mejor. Me consta que su entrega a esta tarea ha sido leal y desinteresada. No estamos en el balonmano sobrados de gente, así que bienvenido todo aquel que llegue a sumar.

José Ignacio Sáenz, Nano, continúa ahora la labor iniciada por Tomás. Mucha suerte en tu labor.

A ti, Tomás, muchas gracias.