LEB ORO

Un puñetazo en el estómago

Jenaro Díaz habla con sus cuatro jugadores sanos y su ayudante. :: l.r./
Jenaro Díaz habla con sus cuatro jugadores sanos y su ayudante. :: l.r.

Una gastroenteritis tras el viaje a Oviedo deja en cama a ocho jugadores del Clavijo

V. S. LOGROÑO.

El partido en Oviedo dejó muchas secuelas en el Clavijo. La deportiva se puede resumir en la derrota. La anímica, en el varapalo que supuso desperdiciar una renta de 17 puntos. Y la física comenzó a sentirse el domingo y permanece hasta hoy en forma de gastroenteritis y que afecta a ocho jugadores.

Un alimento en mal estado ha hecho mella en las filas del Clavijo. Sólo se han librado Tre Coggins, Balamou y Adala Moto, además del cuerpo técnico. «El domingo Newby fue el primero en no poder ejercitarse. Ya el lunes, comenzamos el entrenamiento con seis jugadores y acabados con cuatro. Y ayer, fueron tres y se incorporó Carlos Martínez», resume Jenaro Díaz, técnico del Clavijo.

La situación es complicada porque al hecho de no poder ejercitarse se suma que se trata de un virus bastante violento que deja a los pacientes sin fuerzas. Y el calendario es inmisericorde. El viernes, a las 20.45 horas, visita Logroño el Río Ourense Termal, actual colista y uno de los equipos que van a pelear hasta el final de la temporada por la salvación.

«Cuando alguien no se entrena durante tres días, tarda otros tres en volver al estado físico anterior», explica Jenaro Díaz. «Así que para el sábado podrían estar recuperados, pero para el viernes...», asegura con preocupación.

El club va a presentar el caso a la Federación Española de Baloncesto, aunque desde la entidad se considera muy complicado que se permita el aplazamiento o el cambio de fechas. Por eso, la intención del cuerpo técnico y del médico y de fisioterapia es la de recuperar a los jugadores cuanto antes y tratar de sumar el viernes una victoria que puede resultar crucial de cara a la permanencia en Leb Oro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos