LIGA DIA

El Promete espera a Leslie Knight ante Estudiantes

Leslie Knight, en el partido ante Sant Adriá. :: miguel herreros/
Leslie Knight, en el partido ante Sant Adriá. :: miguel herreros

La norteamericana, con un esguince de tobillo, confía en jugar el domingo un partido clave entre dos rivales que aún no conocen el triunfo

V. S. LOGROÑO.

El Campus Promete afronta el domingo el reto más importante en lo que va de liga. Será el de la séptima jornada, la que supone la cuarta parte de la competición regular. Y los dos contendientes llegan a la cita sin triunfos y con apreturas.

En el duelo de colistas, además del baloncesto, se va a medir el estado de ánimo y la capacidad de reacción. Las riojanas tenían entre ceja y ceja romper su mala racha en Bembibre, pero no lo lograron. Y ahora, antes de un parón de dos semanas, necesitan ganar para evitar que las complicaciones se multipliquen.

Aunque las preocupaciones en el entorno de la plantilla son variadas (acierto, estado físico, fortaleza mental...) esta semana se ha añadido otra: la recuperación de Leslie Knight. La ala-pívot se lesionó en Bembibre apenas un minuto después de haber pisado la cancha. Su tobillo no aguantó un giro y, desde entonces, se encuentra entre algodones.

«Mi tobillo va cada vez mejor», reconoce la estadounidense. «Ya estoy trabajando cosas en pista y también con el preparador físico. Ojalá llegue para jugar algo el domingo», explica. «Veremos cómo me encuentro y lo que tengo que hacer según vaya saliendo el partido», añade.

Su presencia resulta fundamental para el equipo. En las seis jornadas disputadas, Leslie Knight se ha convertido en la máxima anotadora de las riojanas (73 puntos), la segunda mejor reboteadora (37 capturas, 14 de ellas en ataque) y la mejor valorada en la plantilla del Promete (88). Pero, más allá de los números, el tesón y el esfuerzo innegociable hacen de Leslie Knight una pieza indiscutible en el esquema de Jorge Elorduy.

Obsesión defensiva

A la espera de saber si Knight se puede recuperar, el Promete trabaja obsesionado con mejorar las prestaciones defensivas. Hasta el momento, las riojanas han encajado una media de 80 puntos por encuentro, una sangría inasumible.

El objetivo es cerrar filas para evitar el acierto exterior del Movistar Estudiantes y también tapar a las interiores Paula Ginzo o Mariana González y a exteriores como la serbia Nina Bogicevic, nuevo fichaje de las madrileñas y que ya debutó la pasada semana ante IDK Gipuzkoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos