Paso atrás del Clavijo en Lobete

La pelea bajo los aros se decantó del lado azulgrana. En la imagen, Felix Balamou intenta anotar sobre el largo brazo de Diagne. :: Díaz Uriel/
La pelea bajo los aros se decantó del lado azulgrana. En la imagen, Felix Balamou intenta anotar sobre el largo brazo de Diagne. :: Díaz Uriel

Los riojanos pierden ante el Barcelona B tras un mal inicio y quedan penúltimos en solitario

CARLOS FERRER

Logroño. El Clavijo dio un paso atrás en sus aspiraciones por salir de la zona baja de la tabla, ante un Barcelona que supo hacer valer su juego rápido y combinativo en el primer cuarto para ir asegurando a lo largo del encuentro el partido con Koon y Font como líderes a la hora de anotar y con una superioridad bajo los aros que no supieron contrarrestar los riojanos. Un mal inicio, en el que el trabajo defensivo no fue lo intenso que merece cualquier rival y en el de ataque se buscaban situaciones en inferioridad, fue decisivo para el triunfo final de los azulgranas. En el tercer y último cuarto, los de Díaz estuvieron a dos puntos de su rival (42-44 y 61-63), pero coincidió con los momentos en que los colegiados dejaron hacer a los visitantes en defensa, rompiendo cualquier intento de remontada.

El primer cuarto se decidió a tacadas. Tras el empate a cuatro, dos canastas de Gerun y Font por otras dos de Martínez y Quintela se dio paso a la primera tacada azulgrana. El Barcelona se mostraba más fuerte, jugando muy rápido y buscando el aro riojano para hacer canastas fáciles. Koon empezaba a hacer daño, apoyado en Sergi Martínez y un triple de Font para ponerse 4-11. Los de Julbe lo hacían todo fácil ante la poca intensidad riojana en defensa. Mientras, los de Díaz intentaban una y otra vez anotar bajo el aro sin opción. Así, con Koon de nuevo en actor principal, los azulgranas se iban hasta el 9-17. Las anotaciones de Coggins y Moto ponían el 14-17, pero en una última tacada, los azulgranas se iban hasta el 14-24.

El segundo cuarto estuvo plagado de errores en ataque por ambos bandos. Las defensas, muy agresivas, podían con unos ataques demasiado pusilánimes. Pero la ventaja azulgrana continuaba siendo la misma. Balamou se hacía fuerte en ataque, mientras que en los rivales seguía siendo Koon un martillo pilón, anotando con calidad. Un 14-13 en el parcial dejaba el marcador en un 28-37 .

Arreones prometedores

Volvieron los riojanos como desbocados en el inicio del tercer cuarto. Moto, Coggins y Newby, con dos triples, ponían el partido en un esperanzador 42-44. Pero se entró en una fase en la que los colegidos permitieron los contactos en la canasta visitante, y con la aportación de Font (cuatro triples) el Barcelona se volvió a ir en el luminoso, ahora de doce puntos para finalizar el cuarto con un 48-59 difícil de remontar.

Otra salida en tromba de los riojanos en el último cuarto volvió a traer la emoción. Coggins, Martínez y Quintela anotaban desde el triple y Yates conseguía otra canasta para poner el marcador en 61-63 después de un parcial de 13-4. Pero los riojanos, con una defensa presionante a la salida de canasta se cargaron de personales, lo que motivó que los rivales buscaran el uno contra uno para forzarlas. Y ahí se fue el partido, porque Font, Djedovic y Gerun anotaban desde el tiro libre y de nuevo Font se marcaba un nuevo triple para decidir el partido a dos minutos del final. El 65-76 se hacía imposible ya de remontar, aunque Newby lo seguía intentando con anotaciones difíciles.

Un último intento riojano a la desesperada no fue suficiente para sumar una victoria que se hacía muy necesaria y que no llegó por un comienzo muy negativo y una mala actuación arbitral en el ecuador del encuentro que hizo llegar al final sin la posibilidad de sumar esa tan necesaria cuarta victoria de la temporada, en un encuentro que terminó con el resultado de 72-80.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos