No hubo milagro en Salamanca

El Campus Promete ya descendido se despide de los aficionados desplazados a Salamanca. :: luis ángel vicente/
El Campus Promete ya descendido se despide de los aficionados desplazados a Salamanca. :: luis ángel vicente

El Campus Promete desciende de categoría después de caer derrotado con contundencia (80-51) por un Perfumerías Avenida que no tuvo ningún tipo de piedad

MARTÍN SCHMITT LOGROÑO.

No hubo milagro en Salamanca. El Campus Promete militará la próxima temporada en la Liga Femenina 2, salvo precisamente que se obre otro 'milagro' en los despachos, como ya le sucediera hace algunas temporadas al conjunto riojano y evite así el descenso, algo muy complicado para la próxima campaña. Ayer primó la lógica en el pabellón Wurzburg y el Perfumerías Avenida aplastó al Promete, que descendió automáticamente de categoría, empujando así a su filial a la Primera División, cuyo conjunto que milita en esa categoría baja a la Segunda División. Efecto dominó.

De nada sirvió a las de Julián Martínez el esprint final para evitar tan triste desenlace. La sentencia del Campus Promete estaba dictada desde mucho antes en una temporada mal planificada por la que pasaron tres entrenadores; el primero de ellos, José Ignacio Hernández, no llegó a debutar tras poco más de un mes en el cargo. Después de arrastrarse en una temporada tormentosa en lo deportivo, con un cúmulo de lesiones que abarrotaron la enfermería, la puntilla al equipo logroñés fue dada con el segundo entrenador, un Jorge Elorduy que consiguió dos victorias en diecisiete jornadas. Y fue precisamente el Quesos El Pastor, que ayer consiguió una categórica derrota en Galicia, el equipo que le mostró el camino del descenso a las riojanas. Su rival en la lucha por evitar la penúltima plaza le ganaba en su pista (56-59) y le dejaba sin 'basket average'.

El tercer entrenador del ciclo, Julián Martínez, poco pudo hacer para salvar a un equipo envuelto en una dinámica demasiado negativa y que ayer ni siquiera duró un cuarto en pista. Lo que tardó el Perfumerías Avenida en estructurarse, interiorizar los movimientos del rival y empezar a desmantelarlo a base de canastas y fuertes defensas. Porque el buen inicio riojano, con una eficaz Milica Jovanovic con dos triples casi consecutivos y dos defensas intensas en la que las locales perdieron la posesión del balón, quedó en aguas de borraja pronto. Las salmantinas pisaron el acelerador y castigaron al Promete con un parcial de 10-0 (16-10). A partir de ese momento, el equipo morado dominó el juego, el marcador y, sobre todo, el estado anímico.

Es que durante muchos pasajes del encuentro, cuando las cosas parecían no salirle al Campus Promete, algunas de las jugadores parecían haber bajado los brazos, rindiéndose al campeón y entregándose al descenso.

Cuando el Perfumerías Avenida se activó, la defensa riojana no tuvo opción. Incapaz de leer el guión de las locales, el conjunto dirigido por María Asurmendi empezó a utilizar su rodillo en el segundo cuarto, estirando las diferencias entre ambos conjuntos, hundiendo poco a poco las (casi inexistentes) ilusiones del cuadro riojano. Otro parcial de 10-0 en el peor momento de las de Julián Martínez, que trató de sorprender a las salmantinas colocando en pista a las bajitas Laura Marcos, Paula Estebas y Precious Hall, hizo que la distancia entre ambos equipos fuera de 12 puntos (35-23).

Sin frescura

La sentencia para el Campus Promete parecía un hecho consumado. Las visitantes ya habían perdido frescura y el Perfumerías Avenida estaba en su mejor momento. Así, las de Martínez se fueron al descanso con un 39-25 en contra. Asunto concluido. Descenso a la vista.

En la segunda parte, el cuadro local hurgó en la herida de un equipo que jugaba sin cabeza y a la desesperada. Una muestra de ello fueron las antideportivas pitadas a Robinson, la mejor del Promete, y Jovanovic. El Perfumerías Avenida aumentaba su renta a 20 puntos de diferencia (59-39). Las cosas no iban a mejorar en el último cuarto. Ya sin rumbo, el Promete fue un juguete roto a merced del bloque salmantino. Julián Martínez era castigado con una técnica cuando Robinson disponía a lanzar un tiro libre. Ya no había forma de evitar el desenlace, que llegó con las jugadoras canteranas del Perfumes Avenida en pista.

El Campus Promete se despidió de la Liga Dia. Ahora toca tiempo de reflexión, de asumir errores y tratar de corregir el rumbo. Empezar desde abajo. Con corazón, pero sobre todo con cabeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos