Baloncseto

José Ignacio Hernández se marcha del Campus Promete

Hernández, en su presentación. / L.R.

El técnico salmantino ha roto la unión con el club logroñés apenas un mes después de firmar

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El Campus Promete se queda sin entrenador. Apenas ha pasado un mes desde que el club logroñés de la Liga Femenina presentara a José Ignacio Hernández, un técnico 'top' al que había convencido el proyecto riojano para dejar a un lado el año sabático que pensaba tomarse, el salmantino ha decidido rescindir unilateralmente el contrato que le unía a la entidad por una campaña.

Según ha anunciado el Club Deportivo Promete en una nota de prensa, la salida del entrenador se produce de forma amistosa y ya se está trabajando en la búsqueda de un nuevo director del equipo que la campaña 2017/18 volverá a participar en la máxima categoría del baloncesto español por cuarto año consecutivo.

Además

Además, la entidad ha explicado que sigue trabajando en la configuración de la plantilla de la que, hasta el momento, sólo se conocen las renovaciones de Paula Estebas, Leslie Knight y Laura Herrera, y el hoy anunciado fichaje de Cristina Pedrals, cuando los rivales ya han comenzado a presentar algunas novedades importantes y algunas jugadoras del 'roster anterior' ya han encontrado acomodo en otras ciudades, como Juana Molina en el Lointek Gernika, Umi Diallo en el Lacturale Araski o Nicole Romeo en el Spar Citylift Girona.

En la nota, Hernández afirma que su decisión está "motivada estrictamente por razones personales, sin ninguna relación con el club", y añade que "proyecto deportivo e institucional y las personas que lo integran me siguen mereciendo el mismo respeto que expresé el día de mi presentación". Además, ha querido agradecer al Promete "la oportunidad brindada de dirigir a su primer equipo, así como la comprensión y respeto demostrados" ante este cambio de rumbo.

En su presentación a mediados de mayo, el técnico explicó que le había gustado el proyecto del club riojano, al que definió como "uno de los proyectos más ilusionantes" del basket español y que, por eso, había decidido no hacer la parada que se había planteado para estar con la familia después de muchas temporada sin descanso y acumulando competiciones nacionales, europeas y compromisos con la selección en verano.

Hernández cumplía con los requisitos que buscaba el Promete de ser un entrenador experimentado, exitoso y con amplios conocimientos de las jugadoras jóvenes con un futuro más halagüeño en España y en Europa. Con uno de los currículos más importantes del baloncesto nacional -con varios títulos ligueros y de Copa, en España (con Perfumerías Avenida y Rivas Ecópolis) y Polonia (con el Wisła Can-Pack Kraków) y un bronce mundialista al frente de la selección femenina en 2010-. El salmantino es un entrenador de carácter, al que no le gusta las intromisiones externas en su trabajo y que pretendía, además de dirigir al primer equipo, involucrarse en la evolución de la estructura de cantera.

Ahora, abandona el Campus Promete cuando apenas había comenzado a dar sus primeros pasos al frente del Liga Femenina.

Fotos

Vídeos