La felicidad del Clavijo reta al líder

Tarik Phillip intenta el tiro junto a Evan Yates en el partido ante Manresa. :: jonathan herreros/
Tarik Phillip intenta el tiro junto a Evan Yates en el partido ante Manresa. :: jonathan herreros

Los riojanos quieren sorprender al Breogán (20.45 horas) y mantener su gran racha | Un triunfo a falta de cuatro jornadas acercaría a los de Jenaro Díaz a la permanencia y pondría al rojo vivo la lucha por la primera plaza

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

El Palacio de los Deportes puede convertirse hoy (20.45 horas) en el palacio de justicia de la Leb Oro. En el parqué logroñés se pueden dictar dos sentencias: la primera y deseada por los aficionados locales, la absolutoria del Clavijo, que con un triunfo se acercaría de una manera casi definitiva a la permanencia; la segunda, favorable al Breogán, que con la victoria rozaría la primera plaza y el ascenso directo a ACB. Cuarenta minutos de declaraciones, testimonios y pruebas para determinar quién recibe la condena y quién sale del Palacio con todos los honores.

Porque la liga, a falta de cuatro jornadas para su cierre, se presenta emocionante, divertida y abierta. Los de Jenaro Díaz, con sus cuatro triunfos consecutivos, aspiran a ampliar su racha y llegar a la cifra de doce triunfos batiendo al líder, un Breogán casi intratable, pero que ha mostrado algún signo de flaqueza al que se aferran los logroñeses. Pero, para el técnico asturiano, ganar hoy tampoco podría resultar definitivo. «Durante los últimos años, los equipos siempre con 11 triunfos se salvaban. Lleida, Cáceres y Huesca estaban con esa canción pero ahora ha cambiado. Con 12 y buenos 'basket averages' puedes salvarte. Pero todo me invita a pensar que con 13 es cuando se logrará. Hay que respetar la liga. Hay cuatro finales y la siguiente es ganar a Breogán», explicaba en la previa.

Mientras, los lucenses, si ganan, obligarían a Manresa y Prat a no perder comba. Con el 'average' favorable a los gallegos, un triunfo en Logroño dejaría un colchón de dos tropiezos para los de Natxo Lezkano a falta de tres partidos. Un sueño demasiado bonito como para dejarlo pasar.

Sobre el papel, casi todos son argumentos favorables al Breogán. En la primera vuelta, borraron a los riojanos (96-50); es el conjunto líder; en sus últimas cinco victorias (en siete encuentros) siempre ha pasado de 90 puntos; es el equipo más anotador de la categoría, el que más asiste y más encesta en tiros de campo. Suma y sigue. Pero, enfrente, se van a encontrar a un Clavijo feliz, radiante tras encadenar cuatro triunfos consecutivos y ansioso por materializar la permanencia. «En Leb Oro, todos pueden ganar a todos. Palma derrotó a Breogán y luego parecía que no podía gananos. Nosotros en Breogán íbamos perdiendo por 54 y con eso, en categorías inferiores, se acaba el partido. Si pensase en que íbamos a perder, no jugaríamos el partido, pero mi trabajo es tomármelo como una final», explicaba.

Con todos los jugadores en forma, aunque con ocho plenamente operativos, una vez que Gutenius, Balamou y Carles Bravo han quedado relegados a un papel testimonial, el Robusta Clavijo confía en su capacidad de asociación y pelea («cuando das tu cien por ciento y te unes a otro que también lo hace, no se genera un 200% sino más», aseguraba el técnico) para frenar a uno de los equipos más potentes de la categoría.

La baja de Guille Rubio

El Cafés Candelas Breogán sabe que tampoco lo tendrá fácil. Natxo Elezkano no podrá contar con uno de sus pilares en la zona, Guille Rubio, pívot que destaca por su trabajo global, sumando puntos y rebotes y, sobre todo, dando consistencia al equipo. Una fractura en la mano le impedirá acabar la temporada, por lo que el técnico ha pedido públicamente a sus jugadores altos, especialmente a Kabasele, «dar un paso adelante». Incluso solicitó a sus jugadores exteriores «más esfuerzo en el rebote» ante uno de los equipos más sólidos en ese aspecto, como el riojano.

En la pista hoy se volverá a vivir el duelo entre los hermanos Quintela: Erik, el base riojano que da vida al Clavijo y Sergi, que comienza a ser cada vez más importante en el perímetro del Breogán, junto al anotador Salva Arco, que llega tocado a Logroño, Löfberg y Fuzaro. El incombustible Ricardo Úriz en la dirección, junto a Christian Díaz, y los interiores Demetrio y Sulejmanovic conforman la línea medular de los lucenses. Aunque la estrella es el pívot Stainbrook, quien con sus 2,08 metros se lo pondrá difícil a los siempre eléctricos Yates y Moto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos