SELECCIÓN

La 'España B' logra un notable

Fran Vázquez protege el balón antes de jugarlo. :: feb/
Fran Vázquez protege el balón antes de jugarlo. :: feb

Un combinado con pocas caras conocidas sumó un triunfo frente a Montenegro para acercar el pase al Mundial de China

EFE MADRID.

La nueva versión de la selección española, plagada de debutantes y sin jugadores de la NBA ni de la Euroliga, arrancó su camino hacia el Mundial de China 2019 con un esperanzador triunfo ante Montenegro y una gran actuación colectiva en Podgorica (66-79).

66 MONTENEGRO

79 ESPAÑA

Montenegro (15+14+12+25)
Ivanovic (10), Mihailovic (6), Sehovic (9), Radovic (8) y Barovic (6) -quinteto titular-, Sekulic (6), Green (9), Pavlicevic (8), Durisic (2), Vranjes (2), Popovic (-) y Nicolic (-).
España (15+23+20+21):
Colom (15), Fernández (10), Rabaseda (5), Llovet (3) y Fran Vázquez (15) -cinco inicial-, Paulí (8), Saiz (9), Vidal (8), Oliver (-), Vicedo (6) y Arteaga (-).
Árbitros
Anastopoulos, Baldini y Maliszewski (POL). Eliminado, Sebas Saiz.

Ajenos al conflicto por las ventanas de la FIBA, los españoles suplieron con calidad su falta de acoplamiento tras solo cuatro días entrenándose juntos y demostraron, en una exhibición defensiva, que hay relevo en el equipo nacional cuando se vayan retirando los habituales. Enfrente, Montenegro acusó en exceso la ausencia de hombres de la talla de Tyrece Rice, Vucevic, Todorovic, Dubljevic y Radoncic, aunque mantenía a siete de los que fueron al Eurobasket. El veterano Fran Vázquez, que ayer fue capitán y acabó con quince puntos, protagonizó con tres canastas consecutivas los primeros ataques de una selección que sufrió en defensa el acierto inicial desde el triple de su rival y la aparición de un Filip Barovic que hizo daño en la zona.

Montenegro dominaba hasta que dos triples consecutivos de Jaime Fernández y Xavi Rabaseda equilibraron un choque igualado en sus diez primeros minutos (15-15). En el inicio del segundo cuarto, España apostó por imprimir mayor velocidad a su juego comandado por el talento del joven Oriol Paulí. La buena defensa de los de Sergio Scariolo, que con sus ayudas recuperaban balones continuamente y salían con criterio al contraataque, fueron abriendo una brecha en el marcador que llegó a ser de doce puntos (21-33).

Con un prometedor 29-38 y buenas sensaciones tras un gran segundo acto se llegó al descanso. En la reanudación se mantuvo el dominio español a las órdenes de un inspirado Quino Colom y gracias las grandes prestaciones defensivas de los de Scariolo, colosales bajo su aro.

Un triple de Jaime Fernández subió a 16 la renta tras un parcial de salida de 0-7 (29-45, m. 23). Montenegro no compareció en el tercer cuarto y, con tan solo dos canastas en seis minutos y medio, dejo vía libre al primer triunfo español a diez minutos del final (41-58).

En el último cuarto, los montenegrinos tiraron de casta y, espoleados por su afición, se pusieron a nueve aprovechando que España estuvo dos minutos y medio sin ver aro, hasta que un triple de Vicedo y una canasta de Saez devolvieron la tranquilidad a los visitantes (49-63, min 34). La ventaja volvió a los diecisiete y, cuando todo parecía resuelto, un acelerón final con tres triples seguidos volvió a apretar la contienda (63-69, min 38), aunque los españoles supieron controlar el juego y sumar la primera victoria en una clasificación mundialista afectada por el conflicto entre la FIBA y la Euroliga que España inauguró de forma notable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos