LEB ORO

Erik Quintela regresa a casa

Quintela se va a encontrar con familiares y amigos y se enfrentará a su hermano Sergi, que juega en el equipo gallego | El base del Clavijo jugó en el Breogán, el equipo en el que se inició en el baloncesto

Carlos Ferrer Yábar
CARLOS FERRER YÁBARLogroño

Logroño. Erik Quintela es el base del Clavijo en esta temporada. Nació en Lugo, se hizo jugador de baloncesto en la capital gallega y llegó a actuar un año en el Breogán. Mañana se va a encontrar con familiares y amigos y va a jugar contra su hermano Sergio, el pequeño, que está cuajando una muy buena campaña con el conjunto lucense. Un partido especial para él, aunque no piense en reivindicarse.

«La verdad es que es la primera vez que juego allí desde que me fui y siempre tiene un componente emocional que estará presente. Es un partido más en el que hay que salir a darlo todo, tanto yo como el equipo y hay que tratar de ganarlo como si fuera otro rival de la Liga», indica el base del Clavijo.

Será algo más que una victoria si ganan los riojanos ante el líder.: «En ese sentido puede que sí, porque el Breogán es el mejor equipo de la Liga y ganar a los de arriba siempre te da más confianza, más fuerza. Pero lo que a nosotros nos vales es seguir con las buenas sensaciones que hemos dejado en el último partido y no bajar los brazos».

«Es la primera vez que me enfrentaré a mi hermano Sergio en partido oficial; tenemos ganas de vernos»

El Breogán viene de perder dos partidos, pero eso no es valorable. Les vi en uno de esos partidos y estuvieron bastante mal, pero en el otro tenían varias bajas. En casa es un equipo fortísimo, la gente aprieta mucho y desde el principio van a salir con el cuchillo entre los dientes», analizaba Quintela sobre lo que puede ser el partido.

Va a jugar contra su hermano pequeño Sergio. Nunca lo habían hecho hasta ahora. «Hemos hablado y tenemos ambos muchas ganas de vernos en la pista. Desde pequeños el baloncesto nos ha unido y es la primera vez que nos vamos a enfrentar en un partido oficial».

Y espera un buen recibimiento: «No espero nada especial. Yo estuve allí un año y no es que haya dejado una huella imborrable en el club. Me trataron muy bien en la temporada que estuve, que fue hace tiempo».

En cualquier caso, lo importante para el Clavijo es sacar adelante el partido: « Más que eso, seguir transmitiendo buenas sensaciones. Breogán es un equipazo y si nos gana, pero nosotros conseguimos luchar como hemos hecho hasta ahora, no vamos a tener ningún problema en cuanto a que siga creciendo la línea de trabajo. Si ganamos con un mal partido, bienvenido será, pero no sería tan beneficioso en el buen trabajo que estamos haciendo ahora».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos