Descalabro del Promete

Da Silva trata de anotar ante la defensa de Montenegro. :: feb
/
Da Silva trata de anotar ante la defensa de Montenegro. :: feb

Un parcial de 19 puntos de las extremeñas rompió a las logroñesas, que demostraron carencias en tiro, defensa y actitud Las riojanas son arrolladas por el Al-Qázeres en una segunda mitad para olvidar

V. S.

logroño. Al descanso, el Campus Promete mandaba en el marcador con una ligera ventaja: 33-30. Diez minutos después, las riojanas perdían por un contundente 43-59. Las extremeñas habían anotado casi lo mismo en un cuarto que en los dos previos, arrollando a las de Jorge Elorduy, que no comparecieron en ese tercer parcial y regalaron un partido peleable que acabó resultando humillante. Mucho deben mejorar las riojanas para recuperar el tiempo perdido en pretemporada a causa de las lesiones. En competición, cualquier error se paga y cuando estos se multiplican, las consecuencias son demoledoras. Un 55-83 final, 28 puntos de diferencia y una preocupante carencia de actitud en los minutos finales son los peores síntomas de un equipo al que le falta mucho rodaje.

Hubo errores en el tiro (sólo cuatro triples de 21 intentos), en las defensas (Brown anotó 26 puntos, muchos de ellos sin oposición) y en las transiciones. Pero lo demoledor fue contemplar la segunda mitad, con el equipo bajando los brazos ante un rival que no se podía creer las facilidades dadas.

Porque ayer las de Jorge Elorduy mostraron dos caras bien distintas. La de los dos cuartos iniciales, con bastante orden y puntería, lo que les permitió en el minuto 15 dominar en el marcador por ocho puntos (26-18), tras un triple de Paula Estebas; y la de los últimos veinte minutos, desilusionantes y llenos de carencias.

Faltó la chispa de la reacción cuando el Al-Qázeres subió el nivel defensivo y empezó a anotar de la mano de Brown, Cooper y Montenegro. Anotó el 37-35 Leslie Knigt con un buen movimiento en la zona y volvió a ver aro, casi seis minutos después, para sumar el 39-52. En medio, un agujero negro que absorbió todos los conceptos del baloncesto. Triples desesperados, pérdidas, malas decisiones defensivas... y un Al-Qázeres que se montó en el carro de las facilidades para dinamitar el choque. Se cerró el tercer periodo con un 43-59 sonrojante. Parecía que el receso tenía que servir para, por lo menos, tomar aire y tratar de salir al parqué de Magariños con ánimos de intentar ver aro para limar la diferencia. Elorduy optó por un equipo más veloz, pero su elección no dio resultado.

La sangría aumentaba y las riojanas apenas encontraban la canasta. Muy mal Cristina Pedrals y Precious Hall, con unos intento de triple que ni tan siquiera tocaron el aro, pero también escaso juego interior, con la trabajadora Leslie Knight y poco más.

Los minutos finales fueron el último clavo del ataúd. Un debut para olvidar y borrar de las videotecas. La liga del Campus Promete empieza en la segunda jornada, el miércoles en La Seu de Urgell. Lo mejor, que apenas hay tiempo para pensar, sólo para recuperar el físico y el ánimo para que, por fin, el Promete salte a la pista y debute en la Liga Dia.

Más

Fotos

Vídeos