Baloncesto. Leb Oro

Derrota del Clavijo en casa del Melilla

Imagen correspondiente al partido entre Melilla y Clavijo./L.R.
Imagen correspondiente al partido entre Melilla y Clavijo. / L.R.

El equipo riojano cae derrotado (76-68) ante un duro rival tras exhibir una digna, pero intermitente, imagen

LA RIOJALogroño

El Clavijo sufre una nueva derrota en la campaña y sigue como farolillo rojo de la categoría. La derrota sufrida ante el Melilla por 76-68 no soluciona los problemas del equipo riojano porque a estas alturas el único bálsamo son los puntos y éstos sólo llegan con triunfos.

Pero llegados a este punto hay que poner de relieve que la pista del Melilla es una de las más complicadas de la categoría y que el equipo de Jenaro Díaz puso las cosas muy complicadas a los de la ciuda autónoma.

De hecho sorprendieron en el arranque y en el tramo final. Precisamente pusieron una barrera defensiva muy bien organizada y, apoyados en la faceta reboteadora, empezaron a poner nerviosos al quinteto local. Enseguida se dio cuenta el míster del Melilla y paró el partido para recomponer ideas.

Los lanzamientos lejanos y alguna contra muy bien materializada a base de practicar un baloncesto rápido y efectivo, sirvieron para devolver la moral a un bloque local que se analizó rápidamente que el Clavijo no había realizado un viaje tan largo para nada.

El primer cuarto finalizó con empate a 21 después de que el bloque riojano lograr rentas superiores a los dos guarismos. Juan Rubio y sus tres triples dieron un mensaje de aliento a los locales.

El partido fue quemando minutos y el Melilla fue pasando por encima poco a poco del bloque riojano. Calidad individual y banquillo (al Robusta Clavijo le faltaban Phillip y Bieshaar) quemaban a los riojanos y daban aliento a un equipo rival para llegar al descanso con una renta local de 42-37.

El Melilla se vino arriba y creyó que el partido ya había entrado en una dinámica favorable, pero Yates mantuvo la vela mayor izada hasta el último aliento y se llevó al equipo a su estela, pero el Melilla cerraba el tercer cuarto con una renta de diez puntos (53-63). En el tramo del cierre otra vez se pudo ver la mejor versión del Clavijo, con las ideas bien claras y cerrados herméticamente en defensa. Tal es así que el ansia anotadora del Melilla se desmoronó y en cinco minutos no fueron capaces de anotar. Lejos de cerrar el capítulo cuesta abajo, el Clavijo volvía a meter el miedo en el cuerpo al bloque local con un parcial de 0-8 que ponía al conjunto riojanoa con una amenazador 63-61 y amenazaba con chafar las crónicas locales. No fue así. Un triple de Dani Rodríguez cortaba la mala racha y el equipo local, con talento, supo manejar el 'tempo' del partido para dejarse ir hasta el 76-68 definitivo.

Mal pintan las cosas para el conjunto riojano, que ahora, ya no solo debe mirar su propio camino, sino que debe estar pendiente de lo que hagan los demás para salir del atolladero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos