EUROLIGA

La 'décima' se la juegan dos

Rodríguez, Laso y Doncic, ayer en Belgrado. :: efe/
Rodríguez, Laso y Doncic, ayer en Belgrado. :: efe

El Madrid y Obradovic, con el vigente campeón, son favoritos en la Final Four contra el CSKA del 'Chacho' y el Zalgiris

AMADOR GÓMEZ MADRID.

La 'décima' Copa de Europa se la juegan a partir de hoy en Belgrado el Real Madrid y Zeljko Obradovic, el entrenador del Fenerbahçe, que él solo acumula, con cinco equipos diferentes, tantos grandes títulos como el club más laureado del continente. En su sexta Final Four en ocho años, el Real Madrid se estrena contra el CSKA de Moscú, que aspira a la 'octava', mientras que en 'casa' de Obradovic, en la capital serbia donde todo empezó para el técnico que atesora un palmarés increíble, el vigente campeón, el Fenerbahce, comenzará la defensa de su corona frente al Zalgiris.

«Sé lo difícil que es llegar hasta aquí e intentar ganar una Final Four», proclamó ayer Obradovic, campeón con el Partizan, el Joventut, el Real Madrid, el Panathinaikos, en cinco ocasiones, y el Fenerbahçe, que gracias a él disputa su cuarta cita consecutiva por el título y el pasado año conquistó en Estambul la primera de su historia. Con 58 años y 26 en los banquillos Obradovic afronta su 18ª Final Four, la primera en su tierra, y reconoce que «la única presión» que tiene es a la que le someten sus amigos Pablo Laso, Sarunas Jasikevicius y Dimitris Itoudis, quienes han sido discípulos suyos y que intentarán destronar fuera de ella al anfitrión.

Luka Doncic, con sólo 19 años, aseguró que tampoco siente en Belgrado esa influencia externa que tanto suele afectar a quienes se encuentran ante los partidos más decisivos. «El año pasado ya aprendí la lección», sentenció el joven base esloveno, uno de los llamados a triunfar, antes de su marcha a la NBA, en Belgrado, donde Real Madrid -por fin con todos sus jugadores disponibles- y Fenerbahçe apuntan a la final. Españoles y turcos son los favoritos, con permiso de los rusos, dirigidos en la pista por Sergio Rodríguez, y de los lituanos, liderados en el banquillo por Jasikevicius, quien tras haber ganado cuatro Euroligas como jugador considera que «si uno está en la Final Four y juega contra Obradovic ya es un logro».

El CSKA, pese a haber dominado la larga fase regular de la competición, y el Zalgiris, triunfador en cuartos frente al Olympiacos pese a tener el factor cancha en contra, parten a priori con desventaja ante el Real Madrid. El equipo blanco, además de celebrar el regreso de Sergio Llull tras ocho meses y medio de baja, se ha curtido en el durísimo cruce contra el Panathinaikos, y ello, aparte de haber recuperado en el momento clave a sus lesionados, incluido Campazzo, le permite ser optimista para conquistar de nuevo la Copa de Europa tres años después. «Ha sido una temporada muy difícil, con muchas lesiones, pero por fin la gente está preparada para jugar en el momento importante y nos encaminamos a una semifinal fantástica», aventura Pablo Laso.

«Yo no doy más del 25% de posibilidades a cada equipo», se atreve a decir el griego Dimitris Itoudis, que tras haber sido ayudante del maestro serbio durante 13 años y triunfar con él en el Panathinaikos tiene también suficiente experiencia para saber que en una Final Four cualquier pronóstico puede irse al traste. El choque entre el Real Madrid y el CSKA, el segundo duelo más repetido en la Copa de Europa presenta además un aliciente mayor, con Sergio Rodríguez contra sus excompañeros. «Este partido es muy especial para mí, al enfrentarme al equipo en el que jugué varios años y en el que tengo buenos amigos. Tenemos un buen reto por delante», destacó el 'Chacho'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos