COPA DEL REY

El rey de Copas defiende otra más en Canarias

:: I. toledo
/
:: I. toledo

El Real Madrid aspira a la quinta consecutiva para igualar un récord de hace 44 años

AMADOR GÓMEZ

madrid. Desconvocada a dos días de su inicio la huelga con la que presionó con éxito el sindicato de jugadores a la patronal de clubes, tres años después la Copa del Rey regresa a Las Palmas, donde el Real Madrid, campeón de las cuatro últimas ediciones, aspira, a pesar de la dolorosa ausencia de Sergio Llull, a un quinto título consecutivo. De conseguirlo, el Real Madrid igualará un récord propio que estableció hace ya 44 años, en 1974, y que también firmó el Barcelona en 1982.

El conjunto de Pablo Laso vuelve a partir como favorito, pero en esta ocasión, en una Copa de nuevo fragmentada, aunque a priori más abierta a la sorpresa, también es firme candidato el Baskonia, que mañana disputará una eliminatoria estelar de cuartos contra el exigido Barça, cuya última corona se remonta a hace un lustro. Los azulgrana ya comenzaron a sufrir antes, en su propia casa, el inicio de la hegemonía de este Real Madrid que ha ganado cinco de las seis últimas y que ya triunfó en la capital grancanaria en la disputa del título entre eternos rivales, no sólo cada vez más distanciados en el palmarés (27 frente a 23), sino también en experiencia, trayectoria positiva, estado de forma, y sobre todo, estado anímico.

Real Madrid y Barcelona, cada uno por una parte del cuadro, buscan una séptima corona individual y con los blancos con la teórica ventaja de disponer de un día más de descanso, que se ganaron al terminar líderes de la primera vuelta de la Liga Endesa. Para ello, el defensor del título, debe superar hoy al Unicaja, que hace un mes se impuso a los blancos en Málaga (80-75), mientras que el desconcertado Barcelona, ahora con Svetislav Pesic al mando, debutará al día siguiente contra el Baskonia, que no juega, ni gana, una final desde 2009.

Además de los blancos, al grupo de favoritos se unen el Barcelona, el Baskonia y el Valencia

El conjunto local actuará de nuevo como anfitrión y se presenta como una de las tres cenicientas, junto al rival ante el que se estrenará, el Montakit Fuenlabrada, y el otro representantes de las islas, el Iberostar Tenerife. Al grupo de aspirantes se suman, además del Baskonia, el Barcelona, que pese a su delicada situación está siempre obligado a luchar por todo lo que se pone en juego; y el Valencia, que ya dio mucha guerra al Real Madrid en la final del pasado año (97-95).

Ante la baja del escolta balear que ha sido determinante para los blancos en casi todas las Copas desde 2012 y cuyo nombre, al igual que el de Pablo Laso, ha estado ligado al torneo desde prácticamente la última década, el Real Madrid se agarra a Luka Doncic, llamado a ser protagonista principal por fin en el que sería su último torneo del KO antes de su marcha a la NBA. Gracias al base esloveno los blancos pueden reforzar también su condición de máximos candidatos, aunque el técnico del campeón recuerda que «lo que hace grande la Copa es que todos los equipos tienen opciones».

Pablo Laso lleva una espectacular marca de 15 victorias frente a una única derrota, ante el Barça, y tras dos prórrogas (108-111), en los cuartos de su ciudad natal, Vitoria, en 2013. El Real Madrid ha recuperado a Gustavo Ayón para este nuevo y ambicioso reto que se les presenta. Sin embargo, la idea de Laso es reservar al pívot mexicano para una hipotética semifinal y, si es posible, la final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos