LIGA JÚNIOR

Un conjunto de récord

Plantilla del ABQ Calahorra de júnior masculina junto a su técnico, Javier Jiménez. :: sonia tercero/
Plantilla del ABQ Calahorra de júnior masculina junto a su técnico, Javier Jiménez. :: sonia tercero

El ABQ Calahorra de categoría júnior masculina ha ganado sus 16 partidos promediando 124 puntos por encuentro

V. SOTO LOGROÑO.

No es un equipo de la NBA, aunque su promedio anotador hace que lo parezca. El ABQ Calahorra de categoría júnior está firmando una campaña sobresaliente. Ha saldado sus 16 encuentros con un pleno de triunfos y ha dejado una asombrosa media anotadora: 124 puntos por encuentro (a un rival llegaron a endosarle 167). En su canasta, sin embargo, las cifras adelgazan: sólo 47 puntos recibidos. Una diferencia abismal a la que su entrenador, Javier Jiménez, no quiere dar demasiada importancia. «Es un tópico de fútbol, pero es realidad. Tenemos que ir partido a partido. Nuestro objetivo, al final, es estar lo más arriba posible, ganar la liga e ir al Campeonato de España», explica Jiménez.

Para él, mostrar en la cancha el trabajo diario es un síntoma de deportividad. «Nos gusta jugar intenso. Nuestra intención nunca es menospreciar ni humillar. Hay que respetar al rival y eso no se hace jugando al 50%, aunque tampoco vamos a presionar a un equipo que es inferior», asegura. «Algunos pensarán que estamos locos, que no es manera de jugar, pero nosotros plasmamos lo que hacemos en los entrenamientos», incide.

EL EQUIPO

- Bases
Millán Jiménez (1,97) y Titus Janusevicius (1,88 metros).
- Aleros y escoltas
Gabriel Martínez (1,90), Jordi Sainz (1,87), Eugenio Lettic (1,88), Daniel Luque (1,91), Sergio López (1,98), Miguel Fernández (1,85) y Jorge Fernández (1,79 metros).
- Pívots y ala-pívots
Javier Gallardo (1,97), David Gracia (1,92) y Mark Hetor (1,- 7 metros).
- Entrenador
Javier Jiménez.

Así, siempre con un «juego alegre e intenso», los calagurritanos están compitiendo con Sanignacio y Logrobasket por el liderato en una liga con demasiados saltos de nivel. «Hay varios equipos potentes y otros no tanto. Fuera existe otro baloncesto en el que la diferencia, sobre todo, está en el físico», analiza el técnico calagurritano.

J «Nuestra intención nunca es humillar. Hay que respetar al rival y eso no se hace jugando al 50%» avier Jiménez | Técnico del ABQ Calahorra

Así, uno de los objetivos de Jiménez es que sus pupilos se den cuenta de que su superioridad no es real. «Lo notamos el año pasado, en cadete, cuando jugamos el Campeonato de España y ganamos dos partidos de tres. Nos quedó un sabor agridulce porque podíamos haber pasado a la segunda fase, lo que hubiese sido un resultado histórico para el baloncesto riojano. Pero nos faltó competitividad», recuerda.

Por eso, el ABQ, que esta temporada cumple 30 años como club, procura salir fuera de La Rioja para enfrentarse a otros equipos. El baño de realidad, por ejemplo, les llegó hace unos meses en un amistoso contra el equipo júnior del Tecnyconta Zaragoza. Acostumbrados a dominar, volvieron a la ciudad riojabajeña con un duro marcador en contra: 115-65. «Tenían cinco jugadores por encima de los dos metros y el físico, a esta edad, resulta determinante», recuerda Jiménez.

Por eso, uno de los objetivos del técnico es que los chavales, de entre 15 y 16 años, no dibujen sueños improbables de profesionalismo, éxito o dinero. «Lo importante es que estudien. El baloncesto es un entretenimiento», resume. «Si alguno tiene la suerte de vivir de esto o de lograr una beca para seguir estudiando, bienvenido sea. Pero si piensan en otra cosa, se equivocan», enfatiza.

Objetivo de crecer

Con un equipo formado por jugadores de Calahorra, Logroño, un lituano («lo conocí en un campus en Lituania, quería venir a España y lo traje», dice) y un pívot de Baracaldo, Javier Jiménez reconoce que falta un poco de recorrido para buena parte de ello. «Con un poco más de apoyo, las instituciones siempre apoyan, pero faltaría iniciativa privada, se podría crecer. Sería un objetivo bonito tener un equipo en Liga EBA porque hay chicos que pueden dar ese nivel», analiza.

De momento, el ABQ afronta las últimas seis jornadas ligueras antes de una final a cuatro a finales de abril («ese formato permite a todos competir, así que exige concentración», explica) y de un sueño: el Campeonato de España de comienzos de mayo. «Nos encantaría repetir experiencia y competir», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos