LEB ORO

El Clavijo se postula para LEB Oro

Entrada a canasta de un jugador del Clavijo.
Entrada a canasta de un jugador del Clavijo. / Justo Rodriguez

El club riojano presenta el aval de 150.000 euros aunque hasta el 15 de julio no se conocerá la composición de la liga

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLOGROÑO

El Clavijo quiere que su periplo en LEB Oro se alargue. El descenso deportivo sufrido a finales de abril puede que sea una mancha, pero no un precipicio. La LEB Oro, arrastrada por la incertidumbre de la ACB, vive un momento convulso. Y los riojanos esperan poder repescar una de las plazas para iniciar en septiembre su séptima temporada en la segunda categoría del baloncesto nacional.

La directiva encabezada por Juan Bernabé dio ayer un primer paso. Tras una reunión con Bankia, el equipo cuenta con el aval que va a presentar a la Federación Española de Baloncesto. Es un trámite económico cifrado en 150.000 euros pero que confirma la apuesta del club por mantener la categoría. En el seno del equipo se prefiere ser cauto, aunque hay optimismo. «Si hubiese una oportunidad, seríamos los primeros en optar a ella», recalca Juan Bernabé, presidente de la entidad.

No será hasta el 15 de julio (si no se producen prórrogas) cuando se conozca la composición de LEB Oro. Y el rompecabezas es grande. Por arriba, el Gipuzkoa ha mostrado su interés en retornar a ACB, después de ganarse la plaza. Pero depende de su presupuesto.

Los posibles ascensos de hasta cuatro equipos y la situación de Azpeitia, Ourense y Palma marcan el destino de los logroñeses

El segundo en liza sería el San Pablo Inmobiliaria Burgos que, después de que la ciudad viviese cuatro ascensos deportivos, aspira a lograr por fin abrir las puertas de la Liga Endesa. Ayer se conoció que Ayuntamiento y Diputación de Burgos apoyarán el proyecto con una aportación de 2,2 millones en cuatro campañas: se reserva una aportación de 700.000 euros para el 2018 que bajaría 600.000, 500.000 y 400.000 durante los tres siguientes ejercicios.

Pero todos están pendientes de los despachos de Madrid. Las negociaciones entre ACB, Consejo Superior de Deportes, Federación Española y Comisión nacional de los Mercados y la Competencia están abiertas. Se retiran los antiguos conceptos de cuota de entrada y Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos pero se crean el 'valor de la participación en ACB', de 1,9 millones de euros más IVA, y la obligación de contar con un presupuesto de, al menos, 2,3 millones. El presidente de la ACB, Francisco Roca, aseguró que con eso se reduce «en un 60% las cantidades que tenían que aportar los clubes ascendidos».

En el limbo, de momento, quedan Palencia y Melilla, que en el curso 2015/2016 lograron un ascenso 'en diferido' vía judicial que podrían hacer valer este verano.

Dos ascensos conllevarían los descensos de Manresa y Real Betis Energía. Faltaría, entonces, una plaza para el Clavijo en la categoría. El ULSA Valladolid tiene claro que quiere ascender y el proceso parece encarrilado. Azpeitia, sin embargo, no sabe cuál va a ser su futuro. Depende de ayudas de la Diputación y el Gobierno Vasco. Si Gipuzkoa no sube, no habría subvención para Azpeitia.

Además, Ourense, un histórico, vive horas convulsas. Tras muchas negociaciones, el COB necesita 60.000 euros para cerrar el curso y desde el club son optimistas respecto a la inminente presentación del aval para continuar en Oro. Pero si Azpeitia y Ourense parecen los más dudosos, la situación de Palma, sin patrocinador, también es peligrosa. Así que, a falta de que se cierren infinidad de frentes abiertos, las esperanzas del Clavijo son elevadas. Lo que la incertidumbre impide es la contratación de un entrenador o de jugadores. Se ha sondeado a varios técnicos pero nadie puede dar un paso adelante sin saber en qué categoría jugará. Y de la plantilla, tampoco se puede hablar. No hay ofertas de renovación ni contrataciones. Así que julio se prevé largo para un Clavijo que da los primeros pasos pero siempre pendiente del resto de equipos.

Fotos

Vídeos