LEB ORO

El Clavijo por fin se pone a cien

Tre Coggins, que acabó con 25 puntos, intenta penetrar ante la defensa oscense. :: /
Tre Coggins, que acabó con 25 puntos, intenta penetrar ante la defensa oscense. ::

Los riojanos logran la mayor victoria del curso ante Huesca con una exhibición coral

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Hace unos meses, ante Huesca se sellaba el descenso deportivo del Clavijo en medio de un ambiente fúnebre. Ayer, aunque con demasiado plástico en las gradas, los riojanos se tomaban la revancha y salían de la pista del Palacio de los Deportes entre los aplausos de los más fieles. Por fin el Clavijo se ponía a cien, tanto en el marcador como en juego. Supieron los de Jenaro Díaz pisar el acelerador en momentos clave y guardar la compostura en los pocos momentos en los que llegaron curvas.

Lo importante ayer era ganar, tras un mal inicio de competición. Y se logró. Pero también se convenció a los asistentes. La creencia, para que funcione, se tiene que basar en hechos. Y los entrenamientos pueden resultar sólo sudor malgastado si en los partidos no llegan las victorias.

Ante el Levitec Huesca, los riojanos supieron aguantar un inicio de choque trompicado (dos faltas de Moto sin tocar el balón), con muy pocas prestaciones defensivas al principio y una enorme velocidad en el juego. Aunque los riojanos mandaban con mínimas ventajas, el primer cuarto se desarrollaba con pocas acciones defensivas y elevado ritmo, lo que también generaba errores. Van Wijk anotó los siete primeros puntos de los oscenses, aunque no volvería a ver aro hasta la recta final del segundo cuarto. En esos minutos de tanteo inicial, el Robusta Clavijo llegó a mandar por siete puntos (21-14, m. 8) pero el poderío de Fontet, que ejerció de palomero para machacar sin oposición en tres ocasiones casi consecutivas, provocó que al primer receso se llegase con un igualado 24-22.

Aunque antes del descanso el Robusta logró adelantarse de nuevo (37-29, m. 16), el acierto desde la línea de tiros libres (los oscenses firmaron un inmaculado 100% de efectividad) y de Sergio Rodríguez devolvió al choque al punto de partida (46-45, m. 20).

Coggins, antes del descanso, ya estaba mostrando un enorme acierto aunque fueron tres minutos de ensueño, entre el 24 y el 27, en el que el partido pasó del 52-50 al 69-54. Dos triples de Coggins, un 2+1 y otro triple de Carlos Martínez, que además sumó un espectacular tapón, y otro acierto de exterior de Quintela pusieron la guinda. El Huesca perdía balones y se atragantaba con la tensión y el trepidante ritmo de los riojanos. Adala Moto salió furioso e impuso sus ganas para llegar al último parcial con una cómoda renta (75-61).

El Clavijo más virtuoso en ataque necesitaba calma para atar el partido y lo hizo. No dejaron acercarse a los aragoneses y, en los dos últimos minutos, apretaron para llegar a los 100 puntos. Quintela lo logró para devolver a los riojanos al triunfo tres jornadas después. Un respiro y una senda marcada para el futuro, aunque los de Jenaro Díaz continúan penúltimos. Pero si logran mantener un juego, un acierto y una intensidad similar a la de ayer, no por mucho tiempo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos