BALONCESTO

El Clavijo lucha contra la complacencia

Erick Quintela, ante Valladolid. / F.D.
Erick Quintela, ante Valladolid. / F.D.

V. S.

logroño. Es pronto, muy pronto. Pero dos triunfos en tres partidos han elevado la confianza en el seno del Robusta Clavijo. Los riojanos son el cuarto equipo más anotador de la Leb Oro, con 79 puntos por partido, y el tercero en la clasificación de rebotes (36,7 capturas por noche).

Y, sobre todo, desprenden buenas sensaciones, con un juego alegre y una propuesta que, como recalca el técnico, Jenaro Díaz, resulta «diferente» en la competición. Pero queda un larguísimo trecho por recorrer y el preparador ovetense tiene claro qué camino deben seguir. «La mente nos va a mandar un mensaje de engaño, de que nos parezca que es fácil. De repente, un equipo que va a luchar por no bajar, ha ganado dos partidos y en los dos últimos, vencer ha parecido sencillo ganar. Pero el baloncesto se va a encargar de ponernos en nuestro sitio», señala.

Con los pies en el suelo, pero aprovechando el momento, Jenaro confía en seguir creciendo, «creando conexiones nuevas y, a partir de ahí, mirar hacia arriba, porque estos jugadores quieren pelear y ganar», recalca.

La clave está, para Díaz, en «entrenar en confianza y el amor». «Como ejemplos, Erick Quintela era jugador de Leb Plata. Después de tres partidos, ¿es de Leb Oro? No, lo que pasa es que tiene toda la confianza para jugar a este nivel. ¿Y Carlos Martínez? Era una duda y está respondiendo y ¿ya puede jugar en Leb Oro? No. Lo que cambia es el trato que reciben y la confianza que depositamos, no sólo yo, sino todos los compañeros en ellos», sintetiza.

A la espera de Quintela y Moto

Por otra parte, el equipo sigue pendiente de la evolución de Erick Quintela. El base sufrió un leve esguince ante Valladolid que le obligó a sentarse en el banquillo. Ayer no se entrenó junto a sus compañeros y hoy prevé probarse antes de viajar a Barcelona. Ayer, el gallego se mostraba optimista aunque será la inflamación y el dolor las que determinen su presencia. Mientras, el camerunés Adala Moto llegó ayer a Logroño tras un largo viaje. Hoy deberá someterse al preceptivo reconocimiento médico y la intención del técnico es que viaje a Barcelona para acompañar al equipo, aunque presumiblemente no se vista de corto.

Fotos

Vídeos