Baloncesto

El Clavijo se desfonda

El Clavijo se desfonda

Después de tres cuartos intensos, los logroñeses se diluyeron en un último periodo en el que entraron con opciones de triunfo | La derrota ante el Araberri hace necesario el triunfo ante el Sammic Hostelería de Alberto Ruiz de Galarreta en la última jornada del año

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

Tocaba desplazamiento corto para intentar borrar el mal sabor de boca de la semana anterior, cuando el Clavijo fue machacado por el Breogán. Durante tres cuartos se soñó con un triunfo importante y con valor doble, porque el duelo era ante un rival de la zona baja al que se podía recortar distancia y poner a tiro de una victoria. Sin embargo, un decepcionante último cuarto en el que fallaron las fuerzas y faltó el acierto abocó a una dolorosa derrota por 95-79 ante el Sáenz Horeca Araberri de Antonio Pérez Caínzos, técnico logroñés en las últimas campañas.

El encuentro comenzó a un ritmo frenético e intenso, con posesiones cortas. Los contendientes se movían a trompicones, a base de parciales, con mucho balón suelto y poco juego en equipo. Si el cuadro local comenzaba con un arranque de 8-0, el Clavijo respondía de la misma manera, antes de volver a frenarse para lanzarse otra vez y colocarse por delante por primera vez (13-15). Sólo en los últimos minutos se calmó el caudal anotador por ambas partes. El periodo inicial se cerró con los de Pérez Caínzos con una leve renta (22-18). No había dueño ni dirección clara. Ni siquiera destacaba un jugador sobre el resto.

No tenía control pero el partido estaba divertido para los aficionados que acudieron al polideportivo San Andrés, cancha sustituta de la habitual Mendizorroza. Sin embargo, en esta dinámica de ataques poco elaborados, acciones individuales y posesiones de escasos segundos, era el conjunto del exentrenador del Clavijo el que se movió con más acierto y dio una primera muestra de su interés de romper el partido cuanto antes (43-30).

Los riojanos no sabían poner remedio a la calidad ofensiva de los esperados Wintering (25 puntos, 6 asistencias y 30 de valoración) y Dee (16 puntos) y a la energía de Edwards (12 puntos y 8 rebotes), pese al interés especial que ponían unos fogosos Yates ( 20 puntos, 12 rebotes y 25 de valoración) y Moto (10 puntos y 9 rebotes), aunque el camerunés era más ganas que acierto. Con los de Jenaro Díaz sin encontrar la clave en defensa para frenar el acierto rival, los alaveses mantuvieron una buena distancia de cara a la segunda mitad (50-39).

Mejoró el Clavijo sus prestaciones atrás con el descanso, pero le faltaba la fluidez en ataque para aspirar a darle la vuelta al enfrentamiento. La encontró según avanzó el cuarto de la mano de Newby (de nuevo, con los combativos Yates y Moto como aliados), que le devolvió las legítimas aspiraciones de arrimar el ascua a su sardina (64-61).

Con una buena dirección y un excelso Wintering, que penetraba por la zona de los azules como un cuchillo por la mantequilla, con paciencia para encontrar situaciones favorables y la conexión con el joven Araujo, el Araberri finiquitó definitivamente el choque a su favor (81-66) ante un Clavijo que se desfondó y diluyó en unos fatídicos instantes. A los visitantes ya no les quedaban ni fuerzas ni ánimos para hacer un último intento a la desesperada.

Los últimos minutos fueron difíciles para un equipo que se vio capaz de lograr la segunda victoria fuera de casa del curso pero que sufrió un importante varapalo final. Este nuevo traspié obliga al conjunto logroñés a ganar la próxima semana al Sammic Hostelería de Alberto Ruiz de Galarreta, otro de los equipos que buscan salir de la zona caliente de la tabla, y así entrar en el 2018 con sensaciones más positivas que las obtenidas en las últimas dos jornadas y las posibilidades de salvación abiertas y enteras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos