Europeo femenino

Las chicas de España agrandan su leyenda

Las chicas del basket español conquistan el título continental.
Las chicas del basket español conquistan el título continental. / EFE

El equipo de Mondelo aplastó a Francia para volver a colocarse en el máximo escalón del baloncesto europeo y firmar otro oro, el tercero, para la historia

RODRIGO ERRASTIMADRID

España confirmó su dominio continental en la final femenino de Eurobasket de Praga contra Francia, siempre presente en las medallas desde 2009 y que venía de tumbar a Grecia por 22 puntos. Arrasó 71-55 a su rival gracias a una defensa espectacular, al nivel de la ofrecida en la semifinal ante una Bélgica en la que dejaron en sólo 52 puntos, ahogó con su juego veloz el ataque de las galas, controló el rebote y la velocidad de un duelo en el que Alba Torrens, Sancho Lyttle y Anna Cruz brillaron como acostumbran. Independientemente de lo que sucediera en la final, el combinado nacional de Lucas Mondelo ya merecía todas las loas que uno añora merecen recibir a nivel público, algo que posiblemente no sucede sólo por el hecho de ser féminas. #YaSonLeyenda propuso la FEB para seguir el partido por las redes sociales. Y demostraron que, aunque sean subcampeonas olímpicas tras el inalcanzable equipo estadounidense, siguen hambrientas de éxito, que desean aumentar esa leyenda.

71 ESPAÑA

Nicholls (5), Xargay (8), Lyttle (19), Torrens (18), Palau (2), -cinco inicial-, Gil (3), Domínguez (4) y Cruz (12).

55 FRANCIA

Miyem (8), Ciak (4), Dumerc (15), Michel (2), Ayayi, Skrela, Minte, Johannes (6), Epoupa (5), Chartereau (3), Amant (2), Tchatchoua (10).

PARCIALES:
España: 21+18+17+15; Francia: 18+12+10+15
ÁRBITROS:
Janusz Calik (POL), Michele Rossi (ITA) y Özlem Yalman (TUR). La española Laura Nicholls acumuló cinco personales.
INCIDENCIAS:
Final del Eurobasket de baloncesto femenino disputado en el O2 Arena, que registro unos 11.000 espectadores. Alba Torrens fue nombrada MVP del torneo.

Salió España seria, concentrada y decidida. Se mostró sobre la cancha más tranquila que su rival lo que le permitió tener al menos un buen porcentaje de acierto (especialmente en los triples, rondando el 60%) y dominar el marcador desde el primer momento. Francia, en cuanto se vio por debajo en el marcador, usó su rotación de diez jugadoras, pero, otra vez, la forma en que Mondelo gestiona su grupo no tiene comparación. Sabía que ante un bloque como el galo la exigencia defensiva sería máxima y optó por repartir el físico entre su banquillo de modo simplemente espectacular. Cuando hubo jugadoras cargadas de faltas (Nicholls o Silvia Domínguez) y cuando necesitaban coger aire. Soberbio.

Optó de inicio España por hacer una guerra de guerrillas: salir, atacar, esconderse... Su faro ofensivo inicial era Alba Torrens (MVPdel torneo), que logró diez puntos de los 21 que anotó su equipo en el primer cuarto, que pese a todo sólo terminó con una diferencia de sólo tres puntos. Estaba enchufada, con un registro en triples, impresionante. Francia pidió un tiempo deseando frenar la dinámica cuando se vio ocho abajo y no desesperó pese a la distancia llegó a ser de 12 para España. Mantuvo su fe y la alta exigencia, hasta que Lyttle fue capaz de romper un 0-7. Después anotó otra canasta clave, esta vez sobre la bocina para que España se presentase en el vestuario con 9 de ventaja. Si España era capaz de mantener el mismo nivel en su zona y atacar con claridad la defensa rival, reconquistar el oro de 2013, ganado ante las francesas en Orchies, era la opción más probable.

Pasito a pasito

Mondelo había previsto aguantar esa dinámica y para buscar un último cuarto a campo abierto. Arrancaron el tercer cuarto enchufadas, Alba Torrens volvió a anotar dos canastas seguidas y la renta se disparó hasta los 15. Francia no estaba cómoda, tenía problemas para hacer su juego y llegó a hacer tiros demasiado forzados, algunos de ellos tocaron hasta los bordes del tablero. Apenas tenía un 36% de aciertos en los tiros más sencillos y sólo logró 10 puntos en todo el cuarto. Lyttle se hacía fuerte con los rebotes con tanto error para hacer dobles figuras mientras pedía calma Mondelo, no contagiarse de las prisas ajenas. Ni de los nervios, pese a que Laia Palau tuvo un momento de furia en un banquillo al que se fue Ciak, la pívot de 1,97 metros, tras alcanzar su cuarta falta.

España ha logrado 12 medallas en 54 años de historia; 8 de ellas llegaron en los 9 últimos Europeos y 5 han sido consecutivas en los últimos torneos

Pasito a pasito avanzaba el cuarto, con Alba amagando triples y anotando desde más cerca. Se rascaba la cabeza la seleccionadora gala Valerie Garnier, confiando en que algo sucediese para emocionar a las suyas pero lo que llegó fue una canasta de Laia para dejar el asunto 16 arriba en ese cuarto. El asunto estaba encarrilado porque aquello se parecía poco a la semifinales de Budapest dos años atrás, cuando Francia se llevó el billete para final, y la selección española dominó la final de una forma aplastante. No bajó el nivel, pese a que Francia, con una Dumerc ausente, optó por escrutar todos los planes posibles. Pasó a estar 23 arriba y en el último cuarto controló el duelo, administrando su renta.

Alba Torrens, MVP del torneo

Aunque en la final Sancho Lyttle anotó más puntos (19 por 18) Alba Torrens fue nombrada la mejor jugadora del Eurobasket 2017. Promedió 17.6 puntos, 6.3 rebotes y 3.3 asistencias.

El seleccionador español no para de sumar finales y medallas desde que llegó (Eurobasket de 2013, la del Mundial de 2014, la de los Juegos de 2016 y Eurobasket 2017). Ha armado un grupo, que ha subido podium europeo por tercer torneo consecutivo - dos de ellos en el primer cajón-, quizá irrepetible. No sólo porque ha logrado cosas inimaginables - ocho preseas en sus nueve últimas participaciones en el torneo continental- sino por el interés que ha generado entre la hinchada. Ojalá no sea recordado porque estas gestas (venció por 20 puntos en cuartos y por 16 tanto en semifinales como en la final) pasen a ser inigualables. Jugó la final ante las franceses, con el recuerdo fresco de la final olímpica en Río ante Estados Unidos, y una sensación de normalidad extraña; ya que los aficionados se han acostumbrado a que estén presentes en los días claves de los torneos, ya sean mundiales, europeos u olímpicos. Es un auténtico equipo, que juega al baloncesto como los ángeles y tiene un gen ganador especial. Toca cuidarlo y disfrutarlo.

Fotos

Vídeos