El Campus Promete multiplica su agonía

Sofía da Silva intenta anotar ante la defensa zamorana. :: juan marín/
Sofía da Silva intenta anotar ante la defensa zamorana. :: juan marín

Las riojanas, nulas en tiro exterior, pierden ante el Quesos El Pastor, un rival directo por la permanencia, y complican su futuro

V. S.

logroño. Dos partidos en juego y dos derrotas ante Quesos El Pastor. Se perdió el partido y no se reconquistó el 'basket average'. En un duelo clave por eludir el descenso, el Campus Promete cayó y se complica el futuro. La recta final de la temporada es para las riojanas una cuesta muy empinada en la que o empiezan a encadenar triunfos o pueden decir adiós al sueño de Liga Femenina.

56 CAMPUS PROMETE

59 QUESOS EL PASTOR

Todo es quebradizo en el Promete. Hay nombres, talonario y proyecto. Pero falta pegamento, solidez y confianza. El de ayer en el Palacio fue otra muestra de debilidad. Porque a pesar de sostenerse en momentos difíciles y resistir los embates de un rival tan necesitado como ellas, las de Jorge Elorduy cayeron en un agónico final, cuando consiguieron meterse en el partido más por convicción que por puntería (sólo tres triples de 27 intentos) e inteligencia.

Y eso que el partido se prometía una fiesta cuando, en los tres primeros minutos, las riojanas dominaban por un cómodo 11-3. Pero Butler y Lizarazu, desde la línea de tres, devolvían la igualdad al tanteador con un parcial de 0-8. Estaba claro que era un día para sufrir. Otra tacada, de seis puntos, iba a poner a las riojanas por delante (17-11, m. 9).

Pero las de Jorge Elorduy sufrían mucho para defender a las jugadoras abiertas del Quesos El Pastor, como Vega o Ivezic, que golpeaban con sus triples la precaria estabilidad de las logroñesas. Lograron las zamoranas ponerse por delante (19-21, m. 14) y, con el intercambio de golpes se llegó al descanso (32-36). Los síntomas, preocupantes, se agravaron cuando las castellanas abrieron una brecha de ocho puntos (37-45, m. 26).

Las riojanas no encontraban el aro hasta que aparecieron Knight y Gidden. El desgaste físico era enorme para no conseguir apenas resultados. Al inicio del último cuarto, las logroñesas estaban obligadas a revertir una desventaja de siete (43-50). Parecía que iban a lograrlo por dentro, con las dos norteamericanas muy sólidas en la zona (47-50), pero empezaron a precipitarse. Stamolampru probó con nula puntería desde la línea de tres. Estebas y Hall se sumaron a los desatinos mientras Ivezic y Vega daban vida a las visitantes.

Otra vez siete abajo (47-54) cuando apareció la de casi siempre. Leslie Knight puede no ser la más talentosa jugadora, pero sí es la más valiente y comprometida. Sacó un dos más uno vital, Jovanovic cerró una contra y otra vez la ala-pívot se hizo enorme en la zona para entrar, en los dos últimos minutos, a tiro de una sola canasta (54-56). Por fin el Palacio reaccionaba y se encendía la llama de la esperanza. Pero en los dos últimos minutos una sola canasta de Michael resultó insuficiente para ganar. Así, el Promete multiplica sus problemas y se ve obligado a reaccionar en un final de liga que se prevé agónico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos