Ni arriba, ni abajo

Ni arriba, ni abajo

Un Clavijo muy fallón desde el triple suma una nueva derrota ante un Cáceres muy superior bajo los aro

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El Clavijo dejó escapar otra nueva oportunidad para dar un pasito hacia la salvación ante el Cáceres (71-76). Los visitantes acertaron con su planteamiento del partido para lograr una victoria que les permite seguir aspirando a los 'play off' de ascenso, mientras que el equipo logroñés no dio con la tecla para imponer su estilo y cayó tras ser superado bajo los aros y perder, otra vez, en la apuesta por el triple.

El Cáceres llegó a Logroño con nueve jugadores y las intenciones de Ñete Bohigas quedaron claras desde el principio. El conjunto extremeño pretendía controlar el tempo de juego, con un ritmo lento que pasara irremediablemente por sus postes y limitar los esfuerzos en defensa, protegidos en una zona con la que aguantó los primeros minutos del partido y a la que recurrió en distintos momentos del choque con bastante fortuna.

71 Clavijo

Coggins (13), Balamou (4), Yates (6), Bieshaar (6), Quintela (8) -quinteto inicial- Gutenius (3), Adala Moto (7), Bravo (9), Cabot, Carlos Martínez (4) y Phillip (11).

76 Cáceres

Grabauskas (10), Corrales (5), Jaktas (15), Rakocevic (15), Parejo (8) -quinteto inicial- Pol Olivier (8), Sergio Pérez (7), Olajide (4) y Daniel Martínez (4).

Parciales
18-22, 36-45 (descanso), 53-62 y 71-76 (final).
Incidencias
Unos 400 espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja.

Los visitantes consiguieron hacerse valer, mientras que los logroñeses no lograban mantener una continuidad que les permitiera dominar el juego. La espesura de ideas en el juego ofensivo, con poca fluidez en el tránsito del balón con pérdidas sorprendentes, y las escasas ventajas en la batallas individuales evitaban que el Clavijo tirara por tierras las pretensiones de su rival. El tiro exterior, como en encuentros anteriores, era otro lastre para las aspiraciones riojanas, con un Coggins especialmente desafortunado pero insistente.

El duelo se movía en distancias cortas durante el primer cuarto. De hecho, el Cáceres lo cerró con su máxima ventaja a favor, de tan solo cuatro puntos (18-22).

Sin embargo, dejaba abierto un parcial que se estiró hasta el 0-9 y que señaló la primera diferencia importante (18-26). La entrada de Bravo, con dos triples consecutivos y tres en el segundo cuarto, parecía que volvía a igualar las fuerzas. Pero fue entonces cuando la pareja interior visitante de lituanos se hizo dueña de la zona y encadenó canasta tras canasta ante la incapacidad de los postes locales para frenarla. Jakstas (15 puntos, 6 rebotes y 17 de valoración) y Grabauskas (10 puntos y 8 rebotes), ayudados por el ex del Clavijo Rakocevic (15 puntos) y Olivier desde el exterior y con un inteligente Corrales a los mandos de la nave, conseguían sumar puntos en cada ataque, mientras que los riojanos no aguantaban el envite ofensivo y se iba al descanso con serios apuros y con la necesidad obligatoria de remontar un peligroso marcador (36-45).

El Clavijo persistía en el tiro exterior con más lanzamientos desde fuera de la línea de tres que de posiciones más cercanas, pero eso no se traducía en acierto, lo que animaba todavía más al Cáceres a cerrarse en su cueva esperando errores y recogiendo los rebotes que no podía alcanzar el siempre peleón Yates.

Las sensaciones eran muy negativas, con ataques desafortunados, con contadas ocasiones para despegar la velocidad que tanto gusta a Jenaro Díaz, demasiados tiros errados, y una defensa de escasa solidez, sobre todo cerca del aro. Y el marcador hacía evidentes los aciertos de unos frente a los desatinos de los otros, con un Cáceres que se movía con tranquilidad siempre alrededor de los diez puntos a su favor (53-62 al final del tercer cuarto).

Pero lo que estaba matando al Clavijo le devolvió a la vida. De repente, los postes extremeños ya no encontraban sus espacios y el primer triple de Coggins y otro de Moto acercaron al máximo a los logroñeses a falta de seis minutos (63-64).

El choque se abría para los locales y ambos contendientes se la querían jugar apostando por sus armas. Los tiros libres daban gasolina al Clavijo pero no la suficiente como para adelantar al Cáceres antes de entrar en un último minuto que resultó fatídico.

Antes, el recién llegado Phillip se equivocó con una decisión tan precipitada como desacertada. Coggins falló el octavo de sus nueve triples (acabó con dos de diez). Y la última oportunidad se fue por la borda (más bien por la banda) en otro balón perdido. Una falta antideportiva y el acierto desde la línea de personal de Casado y Rakocevic finiquitaron el partido a favor de los cacereños.

El Clavijo cayó desde la larga distancia en ataque (11 de 33 en triples y 13 de 27 en tiros de dos) y bajo los aros en defensa y le toca seguir sufriendo en el pozo, a la espera de lo que hagan sus rivales directos este domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos