LEB ORO

Paz, amor y la permanencia

Jenaro Díaz da instrucciones a sus jugadores. :: /Antonio Díaz Uriel
Jenaro Díaz da instrucciones a sus jugadores. :: / Antonio Díaz Uriel

Los riojanos reciben esta noche al Sammic, conjunto que ha acogido a Galarreta y que le supera por una victoriaEl Clavijo cierra el año con la posibilidad de ganar y salir del pozo en el que vive

M.G. LOogroño

Paz y amor pide Jenaro Díaz para el año que comienza, aunque antes de ese 1 de enero, el técnico quiere despedir el año fuera de las plazas de descenso y esa intención sólo puede convertirse en realidad si el Clavijo gana esta noche al Sammic Hostelería (Palacio de los Deportes, 20.45 horas).

El cuadro riojano despide un año de los que se desean olvidar, pero de los que se puede aprender mucho. Los riojanos juegan su último partido de este 2017 frente al Sammic, conjunto que no pasaría de ser un invitado más si no fuera porque su número 13 lo luce Alberto Ruiz de Galarreta, capitán y jugador muy importante en la historia reciente de este Clavijo. Será, por tanto, una noche de varios protagonistas, aunque lo que quedará de ella es el resultado. Los dos necesitan ganar.

Una victoria separa a ambos en la clasificación. Cuatro une el Clavijo (la última ante el Huesca hace cuatro semanas) y cinco acumula el Sammic, que al igual que los riojanos ha perdido sus dos últimos partidos. Si los números son el testimonio de su juego, el partido será muy igualado. Por un lado, los riojanos se enfrentan a uno de los peores ataques de la Liga (70 puntos por partido), pero también es verdad que su defensa es superior a la riojana (76 puntos encajados). Las cifras son muy parejas en cada estadística que presentan, por lo el partido dependerá de las individualidades.

El equipo de Jenaro Díaz necesita, por ejemplo, el lanzamiento exterior que Coggins mostró ante el Huesca; y el juego de Yates frente al Araberri; pero también demanda una dirección inteligente, saber elegir el momento de lanzar y, sobre todo, defender mucho mejor que en las últimas tres derrotas, en las que han encajado 95 (en dos ocasiones) y 96 puntos, respectivamente. «Debemos ser nosotros mismos, el equipo enérgico que se vio ante Huesca y el de puntuación ante el Palencia. Debemos estar todo el tiempo jugando como lo hicimos en el tercer cuarto frente a Araberri», admitía Díaz, que asegura tener muchos jugadores cargados y lesionados, aunque escondió sus nombres.

El Sammic cuenta con un bloque equilibrado en ataque, donde los puntos llegan sobre todo desde fuera de la bombilla, pero también desde dentro. Aitor Zubizarreta es un base que no sólo da asistencias (49), sino que además anota. De la capacidad de la defensa logroñesa para frenarle dependerá también secar a jugadores que se mueven más cerca del aro, caso de los que juegan de cuatro. Bulic promedia casi diez puntos por partido y Kaminski los supera. A ellos se suma Víctor Serrano, un pívot de 212 centímetros que hace su trabajo bajo los aros (61 rebotes). Pero fuera de la bombilla, el Sammic también es peligroso. Ahí entra en escena el lanzamiento de Ciman y por supuesto la movilidad de Galarreta, que a su lanzamiento une su capacidad para penetrar. «Espero que haga un gran partido», decía Jenaro Díaz ayer.

Pero más allá del duelo y de la presencia de nuevo de Galarreta en el Palacio de los Deportes, el Clavijo pone punto y final a un año en el que durante semanas estuvo de nuevo en LEB Plata, aunque finalmente se libró del descenso deportivo, y a una primera vuelta de competición (concluirá el 7 de enero en La Coruña) que tampoco satisface a sus seguidores. Paz, amor para el 2018 y, por supuesto, la permanencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos