«Soy afortunado de entrenar a un equipo cojonudo»

Arbués, primero por la derecha, en el partido del pasado sábado del Logrobasket. /Alex Labad
Arbués, primero por la derecha, en el partido del pasado sábado del Logrobasket. / Alex Labad

Nacho Arbués dirige al Logrobasket y asume el ascenso a Primera División como objetivo irrenunciable

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

Nacho Arbués se ha puesto al frente del LBC Cocinas.com, el primer equipo del Logrobasket. El técnico que acompañara a Jesús Sala en el banquillo del Clavijo en LEB Oro y Plata y dirigiera su cantera, asume el reto de ascender a Primera División en la campaña de estreno de la entidad blanquirroja en categoría nacional. Los que le conocen saben que no se arruga ante propuestas que puedan parecer extremadamente complicadas y que no se esconde cuando toca colocarse en primera línea. De hecho, los desafíos 'le ponen'.

-¿Cuál es el objetivo del Logrobasket en su primer año en Segunda División?

-Nuestra idea inicial era crear un equipo sénior en el que dar salida a nuestros canteranos. Ser ambiciosos y subir peldaño a peldaño hasta alcanzar una categoría en la que puedan competir los mejores jugadores de nuestra comunidad. Pretendemos crear un equipo de La Rioja para los jugadores formados aquí. Esta temporada es la primera y nuestro objetivo es alcanzar la Primera División el próximo año.

-Sólo vale el ascenso?

-A día de hoy, tenemos un equipo que nos obliga a aspirar al ascenso. Es nuestra responsabilidad y forma parte de nuestra hoja de ruta. Respetamos la competición, somos unos recién llegados y no hemos demostrado nada, pero nuestro trabajo diario está orientado a lograr ese objetivo. Nuestra exigencia es máxima y queremos jugar de forma atractiva para que los aficionados que vengan a los partidos disfruten y repitan. Queremos crear afición con nuestros canteranos y con todo el mundo que quiera acompañarnos en este camino que hemos comenzado.

-Y, si se consigue subir de categoría, ¿hacia dónde se guiarían los siguientes pasos?

-La idea del club es jugar en liga EBA en un par de temporadas. Tenemos mucho trabajo por delante en la cancha y fuera de ella. No sólo hacen falta jugadores, también hacen falta apoyos como el de Cocinas.com y otras empresas privadas, y crear club, poco a poco entre todos: canteranos, entrenadores, familias, amigos, Federación de Baloncesto, medios de comunicación, instituciones y sociedad riojana en general. Estamos en el primer paso pero me gusta ser optimista. Adoro este deporte. En este último partido, 8 jugadores del Segunda tenían 18 años o menos, y lo pasamos en grande. Puedo decir que soy afortunado de entrenar a un equipo cojonudo.

-¿Qué aportan veteranos de tanto talento como Arévalo, Suárez, Molina, Díez...?

-Diría que experiencia como es obvio, pero lo que más están aportando desde el principio es ilusión y compromiso. Los jóvenes ven en el día a día cómo se esfuerzan jugadores que han disputado ACB, Oro, Plata o EBA, y así comprenden cómo se puede llegar a esas categorías. Hasta ahora los más veteranos están siendo un ejemplo de esfuerzo en los entrenamientos. Dar ejemplo es su forma de influir en los más jóvenes

-¿Y Arévalo en particular? Es llamativo ver al mejor base de las dos últimas temporadas en LEB Oro jugando en Segunda división.

Borja es uno más en el equipo. Se mantiene en forma y juega con sus amigos a su deporte favorito. Así de simple. Es ingeniero agrícola y en septiembre terminó un máster en creación de empresas internacionales, y está buscando trabajo como cualquier joven de su edad. Ha recibido ofertas para seguir jugando al baloncesto pero no le han motivado lo suficiente en lo deportivo ni en lo económico y está esperando. Me parece una persona consecuente, en el sentido de que entiende que, para jugar de forma profesional, es necesario un sueldo que le permita vivir con dignidad y, si no lo consigue, debe buscar otra ocupación.

Personalmente, espero que llegue una oferta que le convenza y siga jugando de forma profesional. Mientras tanto, le ayudaremos a que siga en forma y disfrutaremos de él como jugador y como persona.

-Además de los partidos, los entrenamientos deben ser especialmente divertidos.

-Pensamos que, si nos divertimos en la cancha, la gente que venga a vernos se divertirá también. Nuestros entrenamientos van en esa dirección. Disfrutamos mucho de esta oportunidad de estar juntos haciendo lo que nos gusta. Al fin y al cabo esto es un juego. Es más fácil aprender o mejorar si lo haces con una sonrisa. Y este equipo se divierte trabajando.

Fotos

Vídeos