Baloncesto

Adiós en tres minutos

Adiós en tres minutos

El Campus Promete se queda sin apenas esperanzas de permanencia tras caer en un partido al que perdió la cara desde los primeros compases

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El Campus Promete comienza a despedirse definitivamente de la Liga Femenina tras la dolorosa derrota sufrida este sábado ante el Star Center – Uni Ferrol. Dolorosa (75-54). Hiriente, sobre todo, porque las aspiraciones de las riojanas se acabaron en tres minutos. Bastó ese tiempo y un parcial de salida de doce a cero a favor de las gallegas para dejar ya finiquitado el encuentro cuando apenas acababa de comenzar.

En ese corto espacio, unas y otras dejaron claro por qué las locales están entre las mejores de la categoría y las logroñesas al borde del descenso.

Las ferrolanas, que ya están clasificadas matemáticamente para el 'play off' por el título, conforman un bloque compacto que deja destacar el talento de jugadoras como la demoledora canadiense Wiesner (16 puntos, 11 rebotes y 28 de valoración) y la soberbia María Araújo (16 puntos, 4 rebotes). La ya internacional absoluta, a sus 20 años juega con la intensidad de una novata y la capacidad y dominio del juego de una veterana. Da gusto verla.

Por el contrario, las riojanas son un grupo de jugadoras sin confianza, hundidas por una dinámica negativa arrastrada a lo largo de toda la temporada, sin una base sólida para definir un estilo de juego propio al que encomendarse y aferrarse en los momentos difíciles. Pero lo peor es que todas saben que es cuestión de tiempo que les llegue el empujón definitivo que les haga caer ya sin remedio a la LF2.

Las de Julián Martínez acumulaban errores en el tiro, pérdidas en el pase, sin mostrar sensación alguna de capacidad de remontada. En una cancha casi prohibida para los visitantes, era necesario poner muchas cartas ganadoras sobre la mesa para no volver con la cara pintada por el sólido equipo que lidera desde el banquillo Lino López.

El Promete no mereció nada. Y el Uni Ferrol no concedió ni tan siquiera la oportunidad de que pasara por la cabeza de las visitantes la mínima idea de apelar a una épica que no les correspondía. Estaban en su casa y no iban a dejar que nadie les diera ni un pequeño susto.

A los 13 minutos de partido la ventaja ya era apabullante (34-14) y no dejó de serlo hasta el descanso (42-20). Sólo Da Silva (10 puntos en la primera mitad y 18 puntos y 7 rebotes al final) se salvaba en la debacle riojana, con una Jovanovic que acumulaba una sonrojante valoración de -10.

La sangría no paró y la diferencia de 30 puntos no tardó en llegar (58-26, minuto 26). Curiosamente, el tercer cuarto fue favorable al Promete por un punto. Pero se veía que lo que se estaba viviendo era un enorme espejismo. Un falso manantial de agua en una realidad rodeada de arena. El Uni Ferrol se había relajado y su rival encontró una corta buena racha. Eso fue todo.

Y así se confirmó en los últimos diez minutos, con la distancia volviéndose a abrir hasta donde las gallegas quisieron, hasta cerrar el partido sin hacer sangre de un rival abatido, al que le quedaba tras el 75-54 final un largo camino a casa y un cortísimo y finísimo hilo de esperanza. Un hilo que ni las propias jugadoras riojanas parecen tener la confianza de que no acabe por romperse más pronto que tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos