La Rioja

EUROLIGA

La Décima pasa por el Fenerbahce

  • El Real Madrid inicia la conquista de una nueva Euroliga ante el equipo de Obradovic, que además juega en casa

El Real Madrid aspira a conseguir la Décima ante uno de los rivales más complicados, el Fenerbahce turco que llega crecido a 'su' Final a Cuatro de Estambul en la que quiere certificar su primer trono europeo (20.30 horas). Por palmarés el Real Madrid arrasaría al Fenerbahce. Nueve Copas de Europa por ninguna es un balance que no admite discusión, pero el equipo turco lleva años invirtiendo mucho dinero para poder subir al trono europeo por primera vez y la ocasión le parece pintiparada.

Será la tercera Final a Cuatro consecutiva para los de Zeljko Obradovic, para 'Mister Euroliga' que acumula ocho títulos de forma individual con cuatro equipos distintos. En 2015, en Madrid, y en el mismo enfrentamiento que se jugará este viernes en Estambul, los españoles supieron ganar a un inexperto, en estas lides, Fenerbahce. En 2016 llegó la revancha para los otomanos y el Fenerbahce ganó al Madrid en cuartos por un contundente 3-0. Los de Obradovic llegaron a la final pero cayeron ante el CSKA.

Con dos plantillas de lujo, el partido entre Fenerbahce y Real Madrid podría ser perfectamente una final. «No nos da vértigo jugarnos gran parte del éxito a un partido. La Final Four me transmite ilusión, no vértigo», apuntó el técnico.

Laso pasó revista al Fenerbahce. «Tiene un gran juego exterior, jugadores de 'pick and roll', con bote, muy agresivos como Sloukas, Bogdanovic y Dixon con mucha amenaza de tres puntos. Luego tiene un juego medio con Kalinic, Datome, Nunnally y Antic que se mueven en posición de 3-4 y tienen un buen tiro exterior, pueden ir al poste, rebotean, son buenos defensores y luego, por supuesto, dos pívots muy dominantes como son Udoh y Vesely».

Pero el Madrid no se queda atrás y lleva demostrando toda la temporada que su fiabilidad es muy grande y que, sobre todo, en los partidos importantes hay que contar con ellos. Ekpe Udoh les hizo un traje bajo los aros el año pasado, pero ahora está más avisados.

Los dos entrenadores se conocen a la perfección y habrán preparado «algunas cosas» nuevas para confundir al rival. Los pequeños detalles decidirán un partido que se presume intenso, duro y muy cerrado en su desarrollo y conclusión. «Una auténtica guerra», como dijeron algunos jugadores del Real Madrid. La Décima no tiene un camino de rosas por delante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate