La Rioja

Norris intenta la canasta ante el Cáceres.
Norris intenta la canasta ante el Cáceres. / DÍAZ URIEL

Oro o plomo en Palencia

  • El Calzados Robusta necesita ganar a los palentinos (21.00 horas) y esperar para salir del descenso

  • Los riojanos visitan a un rival que lucha por el 'play off' con la mirada también puesta en lo que haga el Huesca en Melilla

Logroño. El Calzados Robusta juega hoy en Palencia (21.00 horas) con la obligación de ganar a un adversario que pelea por encarar el 'play off' en la mejor posición posible. La localidad castellano-leonesa puede ser la tumba de los de Antonio Pérez o tal vez un paso más en el difícil camino de la permanencia. Oro o plomo en 40 minutos.

Todo depende de los riojanos y de lo que hagan sus rivales, puesto que el Robusta depende tanto de sus triunfos como de los tropiezos de Huesca, Barcelona B o Tau Castelló. Los oscenses, que parece que van a batirse el cobre hasta el final con los riojanos, viajan hoy hasta Melilla, un desplazamiento complicado.

Si Huesca gana y el Calzados Robusta pierde, los de Logroño dirán adiós a seis temporadas consecutivas en Leb Oro. Pero nadie quiere que esto suceda. Y, para llegar vivos a la última jornada y no depender de nadie, el mejor resultado es un triunfo combinado con una derrota de los aragoneses. «Se trata de un partido de consecuencias importantes», resumió Antonio Pérez en la previa. «Ellos se juegan el factor pista en el 'play off' y para nosotros es un encuentro limite. No nos hemos puesto a hacer matemáticas porque preferimos esperar a ver qué pasa», añadió.

Pero Antonio Pérez Caínzos sabe que ganar en Palencia pone al Robusta «en posición ventajosa». Argumentos no faltan para soñar con ese triunfo, según el técnico: «En Logroño les ganamos y, además, han perdido seis partidos en su casa».

A la cita trascendental, el equipo llega «concentrado y con buena predisposición». «Estamos bien, dentro de la actual situación. No somos tan pesimistas como la gente de fuera o el aficionado. El otro día pasamos una prueba [ante Cáceres] y ahora debemos poner el foco en hacer las cosas bien», sentenció. Por eso, el entrenador no quiso hablar de «acierto», que ha faltado en algunos partidos pero que volvió a aparecer en el último, especialmente desde el exterior, sino en «la concentración». «Si no aparece el acierto, hay que sobreponerse y basarse en la solidez defensiva», indicó el entrenador.

Un rival veterano

El Quesos Cerrato Palencia presenta un equipo con múltiples opciones y en los que destaca la veteranía de sus hombres más importantes. En el juego abierto, Romá Bas y Marc Blanch aportan puntos, al igual que Jhornan Zamora, el más joven del perímetro. Urko Otegui, un cuatro abierto, es capaz de definir un partido, y también un ex del Clavijo, Joan Tomàs, puede ser resolutivo con sus triples.

La creación es obra de uno de los mejores bases de la categoría: Dani Rodríguez, que promedia 13,5 puntos y 3 asistencias por encuentro. «Creo que es el equipo con mayor calidad individual y con más talento de la categoría», analizó Antonio Pérez. Para él, se trata de una plantilla «con experiencia defensiva y una enorme variedad de recursos para anotar».

Y, por si fuera poco, los interiores también brillan con luz propia: la veteranía de Barnes, que está cerca de cumplir 39 años, y la de Otegui, un referente clásico en el equipo palentino, así como la fortaleza de Samb, un jugador de 2,08 metros que promedia once puntos por encuentro. El lituano Maldunas completa la rotación interior de los palentinos. «En Logroño controlamos bien su bloqueo directo y el rebote, especialmente el ofensivo. Es una referencia para saber lo que debemos hacer», resumía el técnico.

Entre los riojanos, el base Quique Garrido podrá jugar aunque en las dos últimas semanas ha entrenado a menor ritmo que sus compañeros a causa de sus problemas musculares, mientras que Pressley jugará sin protección. Nadie se quiere perder un partido que pueda determinar el futuro de la entidad.