La Rioja

Dolorosa derrota

Dolorosa derrota
/ Antonio Quintero
  • El Calzados Robusta lucha hasta el final por la victoria ante el Quesos Cerrato en un partido en el que salió a ganar y en el que perdió a base de tiros libres, fallos en los triples y el gran juego del capitán Urko Otegui

Dispuestos a morder salieron los jugadores del Calzados Robusta en su encuentro ante el Quesos Cerrato y así lo hicieron en el primer cuarto. Frente a ellos, se pudo ver a un equipo palentino desconectado, poco concentrado, que dejó escapar el primer periodo con una diferencia de siete tantos y que empezaba a pensar que el partido ante el Clavijo se le podía complicar (18-20).

En el segundo cuarto cambiaron las tornas. Liderados por el capitán Urko Otegui, que fue sin duda el mejor del partido, los de Palencia mejoraron su juego como si de otro encuentro se tratara y éste era muy diferente al que habíamos visto hasta el momento. El fallo de algunos tiros por parte del Clavijo y el acierto del que gozó su rival dejó el marcador en una diferencia a favor del Quesos Cerrato de diez puntos, la ventaja más amplia hasta el momento (45-35). No parecía que se iba a llegar al descanso con este resultado, ya que el Robusta demostraba no estar dispuesto a ponerlo fácil cuando tan sólo quedaba algo más de un minuto y redujo de siete a seis la distancia en el luminoso.

El tercer cuarto fue el de transición. Bajó el ritmo del partido e incluso el desánimo de los palentinos se notó en su afición que imaginaba un mejor juego en los primeros minutos de la segunda parte y dejó sentir el silencio desde las gradas cuando el Robusta anotó el 58-54. Pero a pesar de las rápidas salidas a la contra de los de Logroño y del empeño de Alberto Martín por iniciar buenas jugadas, de los fallos en tiros libres y en los triples -los tuvieron en sus manos Bonifant o Rodríguez- hicieron mella en el resultado de este periodo. A falta de minuto y medio volvió a ponérsele de cara el partido al Quesos Cerrato, aunque la última jugada la tuvo el Clavijo con un triple de Bonifant que esta vez sí que entró (65-57). No era este un partido apto para cardiacos.

Lo que quedaba por llegar en el último cuarto siguió la tónica de lo visto hasta el momento. El Robusta salió a lucharlo todo, pero Zamora amplió la ventaja de los suyos hasta en trece (70-57) a base de tiros triples que ahora sí se dejaban meter en el aro. De nuevo se dejó ver la reacción del Clavijo (84-75) y de nuevo se perdieron por el camino una parte de los tiros libres esta vez de Norris que acercó al equipo hasta el 86-77. No pudo ser de otra manera, un triple al final sentenció sobre la bocina (89-77). El nivel de tensión se sintió en el juego de los nuestros, los palentinos se crecieron poco a poco.

Toda la información, este sábado en Diario LA RIOJA

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate